¿Qué es una piedra protectora? - Reino Minerales
piedra protectora

Una piedra protectora o piedra de protección se define como un mineral capaz de proteger a su propietario contra formas de amenaza en un rango muy amplio. La labradorita clásica y la malaquita son las piedras preferidas para la protección. Sin embargo, otras piedras poco conocidas desempeñan este papel maravillosamente. Luz sobre cristal de roca, turquesa, cuarzo, fluorita, ojo de tigre, esmeralda, calcedonia, amatista y ágata.

Una piedra que protege de las influencias externas

Las personas que le rodean tienen una influencia insospechada, pero es imposible saber si es positiva o negativa. Por ello, el uso de piedras protectoras es esencial para protegerse de las ondas dañinas.

El Cristal de roca elimina el malestar

Al igual que el cristal de roca, una piedra protectora impide que las ondas nocivas infesten la vida de su propietario. Su función es evaporar las fuentes negativas. Facilita la resolución de pequeños problemas cotidianos de carácter espiritual o material. Un verdadero purificador de la mente, fortalece la voluntad. Su poder aumenta el don de la clarividencia.

Esta piedra protectora despierta la curiosidad y la intuición. Simboliza la serenidad. Para purificarla, es necesario sumergirla en agua salada destilada o en un cúmulo de cuarzo.

La belleza de la esmeralda aporta armonía

Una piedra protectora se reconoce por su inigualable belleza. Durante el día, brilla con fuerza bajo el sol, mientras que absorbe las fuentes de luz una vez que cae la noche. La esmeralda, una piedra protectora, pertenece a la categoría de los silicatos, a la familia del berilo. Se distingue por su color verde natural.

Su poder se asocia con la esperanza, el amor y la sabiduría. Se utiliza para ahuyentar los pensamientos oscuros y la tristeza. Aporta paz y conocimiento. Su influencia suaviza los males asociados a las dolencias. Teje un estrecho vínculo con el chakra de la corona y el chakra del tercer ojo.

La turquesa siente las malas relaciones

Una piedra protectora percibe las relaciones perjudiciales que pueden convertirse en tragedia. Símbolo de sabiduría, la turquesa es la piedra de la protección. Su poder alivia las tensiones entre el propietario y su entorno. Crea un clima de confianza. En caso de discordia, utiliza su influencia para ayudar a ambas partes a encontrar un terreno común.

Una piedra que crea una barrera protectora alrededor de su casa.

En litoterapia, las piedras protectoras tienen el don de reforzar los vínculos familiares.

El cuarzo rosa, piedra del amor

Una piedra protectora es una piedra de ternura. La rosa de cuarzo es similar a una palanca de comunicación en la pareja, ya que intensifica el intercambio de amor. Encaja perfectamente en el dormitorio, junto a la cama o sobre el escritorio. Situada en el lado suroeste de su casa, la piedra crea un ambiente agradable en el hogar. Está íntimamente ligado al chakra del corazón. Además, tiene la increíble capacidad de desplegar enlaces :

  • de amistad ;
  • de amor ;
  • de amor propio ;
  • de amor platónico ;
  • de amor familiar.

La Ágata para proteger la casa de todos los peligros

La suerte y la armonía son las virtudes del ágata. Es una piedra protectora que erige una fuerza invisible capaz de aislar su hogar de amenazas de todo tipo. En un caso de herencia, el ágata puede ser un gran apoyo para usted. Robo, incendio, daños por agua, ningún desastre puede superar su poder. Además, su facultad calmante libera los pensamientos oscuros. Su indudable esteticismo lo convierte en una pieza decorativa.

La fluorita para el desarrollo infantil

Esta joya es un apoyo perfecto durante el embarazo. La fluorita es la piedra de los niños porque les acompaña desde su desarrollo hasta su autonomía. No sólo alivia el dolor de la dentición del bebé, sino que también estimula la creatividad de los niños, potencia su energía y mejora su rendimiento intelectual. En los adolescentes, controla las emociones y los sentimientos. Su influencia se extiende a los jóvenes adictos al alcohol y las drogas. La piedra ayuda en la retirada de la adicción al tabaco y libera las adicciones.

Una piedra que ahuyenta los espíritus malignos

Una piedra protectora le aleja del mal de ojo.

El ojo de tigre actúa como un espejo.

El ojo de tigre entrega energía positiva a su dueño, actuando como un espejo. En otras palabras, su potencia devuelve las ondas negativas a su emisor. La piedra le protege de los ataques emocionales y de los ataques de celos. Se puede llevar en la mano, en un bolsillo cálido o colgado del cuello. A nivel físico, elimina el estrés, calma los problemas digestivos y ablanda los huesos y los músculos.

La calcedonia, la piedra de la comunicación

En el mismo rango que el ojo de tigre está la calcedonia. Afloja el lenguaje, alivia los problemas relacionados con la lengua. Relaja las cuerdas vocales. Le ayuda a hablar en público y mejora su comunicación. En este sentido, protege contra toda forma de amenaza verbal (discusiones, provocaciones, críticas destructivas…).

La amatista o el cazador de sueños de la litoterapia

Su acción se centra en los espíritus malignos. Borra las imágenes aterradoras de su mente y evita que las pesadillas perturben sus noches. Erige una barrera contra las entidades negativas. Piedra del druida, del obispo y del brahmán, la amatista combate los ataques psíquicos. Idealmente colocado en un dormitorio, sobre un escritorio o en el salón, purifica el aire.

Productos relacionados :

Deja una respuesta