Has consultado 20 de 112 productos.
trustpilot
fabrication-espagnol

Las piedras preciosas

Piedra preciosa” es una denominación histórica que designa 4 gemas : el diamante, el zafiro, la esmeralda, y el rubí. Para que una piedra se considere preciosa, debe ser totalmente natural, tener una cierta dureza y cumplir con estrictos criterios de belleza. La calidad de estas gemas puras es tan excepcional que son cada vez más raras. Formadas naturalmente en las profundidades de las rocas, las piedras preciosas se encuentran a veces en la arcilla, en el barro, en las kimberlitas, en los ríos e incluso en los océanos. Después de su extracción, se cortan y pulen con el mayor cuidado para hacer estas sublimes joyas. Sin más demora, el Reino de los Minerales les invita a descubrir las increíbles virtudes de estas 4 piedras preciosas en litoterapia.

Piedra diamante herkimer

El diamante herkimer es una variedad de cristal de roca cuya estructura es similar a la de un diamante clásico. En litoterapia, es una gema de protección y recuperación. Muy conocido por sus propiedades energéticas, el diamante herkimer es ideal para iniciar el trabajo espiritual, desarrollar la clarividencia y agudizar los instintos. Además, a menudo se utiliza para la meditación, la telepatía, la clarividencia, los sueños premonitorios y el almacenamiento de la memoria. Usado diariamente, promueve la circulación de las energías en el cuerpo etérico, armoniza los chakras, desarrolla la creatividad, la imaginación y la originalidad. Considerado como un vínculo entre lo material y lo espiritual, el diamante herkimer ayuda a reconectar el cuerpo y el espíritu. Con el tiempo, disipa las ansiedades, las tensiones mentales y todos los bloqueos de energía. Símbolo de eternidad e indestructibilidad, esta gema es un hermoso regalo para ofrecer a su pareja.

Piedra zafiro

El zafiro es una gema que calma la ira, la tristeza y todos los sentimientos negativos que obstaculizan su felicidad. Promueve la calma, la meditación, la creatividad y la inspiración. Poco a poco, devuelve la sonrisa y la alegría de vivir a su portador. Al mismo tiempo, fortalece la confianza en sí mismo, el coraje y la perseverancia. Físicamente, el zafiro alivia los dolores de cabeza, atenua el dolor de las articulaciones, mejora la calidad del sueño, ayuda a regenerar la piel, las uñas y el cabello. En general, estimula la vitalidad del cuerpo. En la época del antiguo Egipto y la antigua Roma, el zafiro era considerado la piedra sagrada de la verdad y la justicia. Hoy, puede ofrecer una joya engastada con zafiros como muestra de fidelidad, amor y sinceridad.

Piedra esmeralda

La esmeralda es una piedra preciosa que contribuye a la armonía de sus relaciones de amor y amistad. Promueve la calma interior, la comprensión, la benevolencia y la apertura mental. En cierto modo, permite estar más atento a los demás y menos centrado en sí mismo. Si le resulta difícil trabajar en grupo, esta piedra puede ayudarle a cooperar con más serenidad. También puede ayudarle a hacer la paz, a perdonar y a resolver conflictos pasados. Físicamente, estimula el sistema inmunológico. Perfecto para periodos de convalecencia, la esmeralda ayuda a la recuperación física mientras protege la espina dorsal y las articulaciones. En litoterapia, la esmeralda simboliza la regeneración física, espiritual y material.

Piedra rubí

El rubí representa el coraje, la lealtad, la felicidad y el fuego ardiente. Conocida por sus virtudes vigorizantes y desinfectantes, esta piedra preciosa estimula la creatividad, refuerza la confianza en sí mismo y aviva sus pasiones. Llevar un rubí a diario le permitirá sentir que su fuerza mental, su voluntad y su perseverancia multiplicadas por diez. Esta piedra también es conocida por su capacidad de preservarle de sentimientos negativos como el odio y los celos, mientras desarrolla su sensatez. Físicamente, el rubí protege el corazón y el sistema circulatorio. Si usted está pasando por un período de cansancio o estrés, esta sublime gema le devolverá el tono y la vitalidad.

Piedra rubí con zoisita

La zoisita es una piedra que le permite descubrir su verdadera identidad. Para ello, le invita a iniciar un trabajo de introspección y auto-realización. Es una piedra que le permite actuar por su propia cuenta liberándole de las influencias y condicionamientos de su entorno. El rubí con zoisita es una combinación natural, también llamada anyolita, que combina las virtudes vigorizantes del rubí y las propiedades reequilibrantes de la zoisita. Al llevar una anyolita cerca de usted, podrá notar su capacidad de transformar las energías negativas en positivas. La fusión rubí-zoisita es ideal para armonizar su psique y recuperar la confianza en sí mismo.

Piedra rubí con fucsita

Piedra de restauración, la fucsita ayuda a dar un paso atrás de las situaciones emocionalmente difíciles. Le da más claridad, mucho valor y algo de consuelo para seguir adelante. Además, le anima a emprender un trabajo de introspección, y a actuar en consecuencia para mejorar. Físicamente, la fucsita es conocida por aumentar la libido, desintoxicar la sangre, proteger el cuerpo y facilitar la regeneración celular. El rubí con fucsita, también llamado tríada, es una combinación que simplemente le invita a cuidarse. Gracias a sus virtudes protectoras, el rubí con fucsita devuelve las malas energías a aquellos que intentan dañarle.

Back to Top

Búsqueda de productos

El producto se ha añadido a su cesta