moldavita-piedra-bruta-talla-mmoldavita-piedra-bruta-talla-m
No disponible
Categories:

Moldavita - Piedra bruta - Talla M

59.0 
Categories:

Guijarro Crisoprasa limón

13.0 
Has consultado 20 de 1054 productos.
trustpilot
fabrication-espagnol

Descripción de las piedras verdes

Color de la naturaleza y de sus ciclos, de un universo en perpetua renovación, el verde también viene en todos sus matices en los minerales. Se encuentra en más de veinte variedades, de las cuales las más conocidas son la esmeralda, el jade, la aventurina y la malaquita. Por lo tanto, es bastante natural que el hombre haya asociado durante miles de años las cualidades del mundo vegetal con las piedras verdes. Por supuesto, las propiedades de cada mineral varían según su tipo y su tono cromático, pero siempre reflejan la esencia misma de la vida, que por definición es crear, florecer y reinventarse constantemente.

Así, los minerales verdes simbolizan en primer lugar el origen, el nacimiento y la creación. Son un excelente apoyo para todos los proyectos en gestación, que sea un proyecto profesional… ¡o parental! En el Antiguo Egipto, por ejemplo, la esmeralda se utilizaba como piedra de fertilidad. Canalizar la energía creativa de la Tierra, las piedras verdes se consideran en definitiva como una ayuda preciosa para realizar todas las ideas todavía en el limbo.

Y como todo lo que nace debe crecer, los minerales verdes, como representantes de la evolución perpetua de la Madre Naturaleza, acompañan a cada nueva creación en su desarrollo. Así pues, se asocian frecuentemente a un desarrollo constante y armonioso en todos los ámbitos de la vida. Un cabujón, por ejemplo, puede utilizarse para promover la consistencia y la concentración, factores necesarios para el desarrollo y el éxito de cualquier proyecto, tanto si el propósito es profesional, artístico o relacional. También por eso el verde suele ser un símbolo de suerte y de éxito. Las piedras verdes son de hecho el emblema del éxito logrado a través de la consistencia y la fe en cualquier compañía.

Minerales de recuperación, las gemas verdes finalmente canalizan las fuerzas calmantes y regenerativas de la Tierra. Se les considera aliados en todas las situaciones que requieren renovación, que sea en la reparación de tejidos en caso de lesión, en la curación de una relación conflictiva o en un nuevo comienzo en el lugar de trabajo. Son los cristales de esperanza y de un universo fundamentalmente benevolente, dentro del cual siempre es posible renacer y evolucionar hacia una experiencia humana más feliz y armoniosa.

Virtudes de las piedras verdes en litoterapia

En el plano físico, los minerales verdes se utilizan por la calidad generalmente calmante, regenerativa y fortificante de su vibración. Por ejemplo, serán poderosos remedios contra el daño de los tejidos, especialmente para las condiciones de la piel, y aliviarán los dolores de cabeza. Piedras de crecimiento, se usarán para acompañar el desarrollo óseo en un niño o adolescente. Además, correspondiendo a la renovación y purificación, estos minerales de hecho apoyan naturalmente los órganos involucrados en los procesos de purificación del cuerpo. Se usarán para fortalecer los riñones, el hígado, el sistema urinario y el sistema inmunológico. Finalmente, la suave vibración de estas gemas será favorable para un sistema digestivo sano y para mantener un peso saludable.

En el plano mental y emocional también, los efectos beneficiosos de las piedras verdes son múltiples. Su energía relajante apoyará al portador en su búsqueda de paz interior, y le ayudará a recuperar la claridad de la mente, disipando los pensamientos inútiles y tóxicos. Los cristales asociados con el chakra del corazón, el centro del Amor, los minerales verdes emiten una frecuencia benévola que fomenta el desarrollo de relaciones constructivas, tiernas y duraderas dentro de la familia. También apoyan la construcción de una mejor autoestima. Favorecen el discernimiento y el pensamiento autónomo, ayudan en general a navegar por las aguas, a veces turbulentas, de la existencia y a abordar con serenidad los problemas de la vida cotidiana. Por último, asociados a la creación y el desarrollo de todos los proyectos, ayudarán a su propietario a descubrir y alimentar constantemente cada nuevo negocio, que sea profesional, relacional o artístico, por ejemplo.

Las piedras verdes y los signos astrológicos

Como el color de la renovación, es natural asociar el verde con los signos astrológicos de la primavera. Además, los nativos de Aries encontrarán en el cabujón y su verde azulado un aliado eficaz para suavizar y arraigar su naturaleza impulsiva. La fushita calmará su tendencia al miedo. Ya bien establecidos por su parte, los Tauros verán en el ágata verde una preciosa ayuda para superar su terquedad y desarrollar su empatía dentro de sus relaciones. Para promover un buen equilibrio emocional, un Tauro también puede equiparse con una aventurina. El tercer signo de la primavera, el Géminis, con su naturaleza curiosa y cambiante, se beneficiará de la frecuencia de la prehnita, que le ayudará a ver más claramente y a organizar mejor su apretada agenda. Signo lleno de animación, siempre en movimiento, la esmeralda también le ayudará a desarrollar una mejor conexión con la Tierra.

Las piedras verdes y los chakras

Usualmente asociadas con el chakra del corazón, espacio de Amor y de paz interior, las piedras verdes son particularmente resonantes con este centro de energía. Simplemente colocada en el tórax, una esmeralda, por ejemplo, equilibrará y hará circular mejor las frecuencias tratadas por el cuarto chakra. El resultado será un mayor desarrollo de las cualidades del corazón, como la compasión, la paciencia y la sensatez. En el plano físico, vinculado así a Anahata (nombre sánscrito del chakra del corazón), las piedras verdes contribuirán aún más a la salud de los sistemas respiratorio, circulatorio e inmunológico.

Mantenimiento de las piedras verdes

Como todos los minerales utilizados en litoterapia, las piedras verdes, ya sea que se usen tal cual o en joyería, siempre se mantienen con el mismo proceso simple. Después de haberlas sumergido durante unas dos horas en agua destilada y salada, contenida en un recipiente de vidrio o cristal, enjuague sus piedras verdes con agua clara, y luego déjelas recargar al sol. Se atiborrarán de los beneficiosos rayos de nuestra querida estrella, y sus propiedades energéticas sólo se verán reforzadas.

Back to Top

Búsqueda de productos

El producto se ha añadido a su cesta