fbpx
¿Cómo recargar sus piedras?

Recargando piedras, cristales y minerales.

Es importante recargar las piedras y otros minerales si los usas por sus virtudes. Se les va drenando gradualmente la energía o, por el contrario, se cargan de energía negativa, de ahí la importancia de purificarlos aguas arriba y luego recargarlos. Por lo tanto, hay varios métodos para recargarlas, que puedes descubrir a continuación.

Los tres métodos de recarga más utilizados.


Recargando con la luz del sol o la luz de la luna.

Este método es el más conocido y utilizado por su simplicidad. La energía natural que es la luz está presente dondequiera que haya vida, ya sea de día o de noche. Cada piedra puede tener una preferencia por el tipo de luz, ya sea de fuentes lunares o solares. Por lo tanto, le invitamos a consultarlos de antemano.

Recargando por cristalinos o cúmulos de cuarzo.

También conocido, este método se combina a menudo con el primero. Muchas piedras cristalinas se forman en cúmulos o geodas. Entre los más extendidos están el Cristal de Roche o la Amatista, pero también el Ágata, la Celestina, etc. La concentración de energía creada por un cúmulo o geoda puede tener un fuerte impacto en el tipo de piedra que se desea recargar. Por eso se suele recomendar el uso de un grupo de cristales de roca, debido a la neutralidad de sus propiedades. Por ejemplo, no es aconsejable querer recargar una piedra llamada "material" en una geoda de Amatista que tiene propiedades altamente espirituales, sólo la agotaría.

Recargando por el fuego.

El calor causado por las llamas es una fuente de energía muy importante. Las llamas tienen un doble efecto ya que purifican la piedra al mismo tiempo. Es preferible evitar pasar las piedras a través del fuego, a riesgo de destruir totalmente ciertas variedades de piedras. Por otro lado, puedes recargar la piedra manteniéndote a cierta distancia para recargar la piedra con calor.
Para su información, cualquiera que sea el método que utilice arriba, le recomendamos que se deshaga del agua después de su uso, preferentemente fuera del hábitat. Recuerde que el agua tendrá una carga negativa y es mejor mantenerse alejado de ella.