¿Cómo se reconoce un lapislázuli auténtico? - Reino Minerales
reconocer un autentico lapislázuli

El lapislázuli es una piedra muy popular en el mercado de la litoterapia por sus múltiples virtudes. Este encaprichamiento de los aficionados a las piedras preciosas con el lapislázuli lleva a algunos fabricantes malintencionados a manipularlo para obtener falsificaciones, cuyo tamaño y color son casi tan idénticos, pero desprovistos de virtudes. ¿Cómo reconocer un auténtico lapislázuli? Aquí tiene algunos consejos.

Un recordatorio de las características del lapislázuli

El lapislázuli se remonta a varios miles de años y ha seducido a las diferentes épocas por las que ha pasado hasta hoy. Esta piedra semipreciosa sigue siendo una de las más buscadas en joyería, mineralogía y litoterapia. En otra carpeta encontrará detalles sobre las características de esta piedra. Sólo le recordaremos que es una piedra azul suave con vetas blancas, destellos amarillos o escamas doradas.

La piedra es suave al tacto, con una densidad bastante baja, entre 2,65 y 3, y una dureza de 5 en la escala de Mohs. Se suele decir que cuanto más profundo es el color, más valioso es. Así es. No obstante, hay que redoblar la vigilancia para evitar las falsificaciones. Por lo tanto, he aquí algunos puntos que hay que comprobar para asegurarse de que se trata de la verdadera piedra de lapislázuli.

Técnicas de verificación del lapislázuli

Si bien el principal yacimiento de lapislázuli se encuentra en Afganistán, hoy en día esta piedra puede encontrarse en todo el mundo en diversos campos como la joyería, la mineralogía o la litoterapia.

El color del lapislázuli

El color es un criterio a tener en cuenta a la hora de comprar una piedra de lapislázuli. Ciertamente, la profundidad de su tonalidad la hace más valiosa, pero no debe confundirse con otras piedras que comparten el mismo color.

Si sólo mencionamos la sodalita, que comúnmente se confunde con el lapislázuli. En efecto, solamente tiene que añadirle un pequeño tinte más claro para que pase por lapislázuli cuando no es absolutamente nada. También existe la piedra Howlita de color azul que puede confundirse con el lapislázuli desde un punto de vista exterior. A decir verdad, si se observa con más detenimiento, esta piedra no tiene ni vetas blancas ni las astillas de pirita que se reconocen en el lapislázuli. Así, por un simple juego de colores, es posible sintetizar el color de una piedra para confundir al profano con un fin puramente lucrativo y deshonesto.

La prueba de dureza y densidad del lapislázuli

La densidad y la dureza también pueden estudiarse para distinguir lo falso de lo verdadero. Con una dureza de hasta 5, el lapislázuli presenta un diminuto rasguño tras una puñalada. A la inversa, la piedra también puede rayar un cuchillo de forma más visible.

En otras palabras, si la piedra es demasiado dura para no mostrar arañazos bajo un cuchillo o si no deja huellas en el cuchillo, existe el riesgo de que no sea verdadera. Pero la cosa se pone peor.

La falsificación total del lapislázuli

En la actualidad, algunos fabricantes sin escrúpulos son capaces de fabricar lapislázuli enteramente a partir de pasta de endurecimiento con una meticulosa mezcla de colores. Los más expertos pueden recrear una piedra pulida, suave y azul como el lapislázuli y pueden venderla en el mercado sin que se reconozca como una falsificación. Por desgracia, esta piedra falsa no puede ofrecer las virtudes del lapislázuli.

El precio del lapislázuli

La tercera técnica se basa en el precio de la piedra. Se trata de un cristal precioso y valioso. Por regla general, una cuenta de lapislázuli cuesta al menos 1 euro. Por tanto, una pulsera de lapislázuli cuesta unos 30 euros. Si no encuentra aproximadamente este precio en su distribuidor, debe desconfiar, porque la piedra puede ser falsa.

Un profesional para reconocer las verdaderas piedras

Nada mejor que un profesional para reconocer la naturaleza de una piedra. Además, si tiene dudas sobre algún cristal, ya sea cuarzo o cualquier otra roca, déjese asesorar por un profesional para determinar el valor de la piedra y ver si está haciendo una buena inversión o no al comprarla.

En definitiva, el lapislázuli es una piedra fina o semipreciosa con múltiples beneficios, pero conviene comprobar ciertos criterios antes de comprarla. No escatime ningún detalle para conocer la calidad de la piedra. También debe saber que hoy en día existen fotos de piedras reales y falsas que puede consultar en Internet antes de cualquier adquisición. Esto podría ayudarle a reconocer un plástico frente a una piedra preciosa y a distinguir la falsa de la verdadera.

Productos relacionados :

Deja una respuesta