Piedra Jadeíta - Virtudes de las piedras - Litoterapia - Reino Minerales
piedra jadeíta

Características de la piedra Jadeíta

  • Origen del nombre : Del español « piedra de ijada » que significa « piedra del costado ».
  • Grupo de pertenencia : Silicatos.
  • Composición química : Silicato, sodio y aluminio.
  • Dureza : Entre 6,5 y 7.
  • Sistema cristalino : Monoclínico.
  • Yacimientos : Myanmar (antes Birmania), China, Guatemala, Kazajistán y Estados Unidos.
  • Color(es) : Verde, beige, azul, rojo, negro, blanco, morado y rosa.

Ver productos relacionados con la piedra jadeíta

La piedra jadeíta, su historia, origen y composición, sus propiedades y virtudes en litoterapia

Historia de la piedra jadeíta

Etimológicamente, los nombres « jade » y « jadeíta » tienen el mismo origen: provienen del español « piedra de ijada », que significa « piedra del flanco ». Fueron los españoles quienes le dieron este nombre durante la conquista de América. De hecho, las civilizaciones mesoamericanas utilizaban este tipo de piedra para aliviar los trastornos nefríticos y muchas otras dolencias. En 1863, fue Augustin Alexis Damour, un mineralogista francés, quien la describió y la bautizó con el nombre piedra jadeíta tras observarla detenidamente.

Para entender la historia de esta piedra, hay que saber que existen dos tipos de jade : la jadeíta y la nefrita. La piedra jadeíta se considera la variedad de jade más rara, densa, valiosa y cara. Desde hace miles de años, es conocida por sus propiedades curativas y su excepcional robustez.

Históricamente, los primeros usos de la piedra jadeíta se remontan a la prehistoria. Durante varios milenios, se utilizó para fabricar armas como las hojas de las hachas largas. Estas armas, finamente pulidas pero poco ergonómicas, se utilizaban probablemente en rituales y ceremonias. Gracias a las excavaciones arqueológicas, sabemos que estas hojas de jadeíta estaban presentes en gran parte de Europa occidental, incluyendo Irlanda, Escocia y Dinamarca.

En China, la piedra jadeíta se considera una ofrenda divina del cielo. En toda Asia, simboliza la buena suerte y la salud. Se suele regalar para celebrar acontecimientos felices como un nacimiento, una boda o una graduación.

Hoy en día, es muy popular en el mundo de la joyería para la creación de anillos, collares, pulseras y todo tipo de joyas. Su amplia gama de colores y su dureza hacen de la jadeíta una piedra ideal para la elaboración de joyas elegantes y resistentes.

Origen y composición de la piedra jadeíta

La piedra jadeíta es un mineral compuesto químicamente por silicato, sodio y aluminio. Por lo tanto, pertenece a la familia de los silicatos. La ventaja de la jadeíta es que se presenta en muchos colores. Puede ser azul, gris, amarillo, rosa, rojo y a veces incluso morado. Pero su color más popular es, por supuesto, el verde. De hecho, existe una variedad de jadeíta de color verde esmeralda muy rara que sólo se encuentra en Myanmar (antigua Birmania). Por su increíble color, se llama jade imperial.

En su estado más puro y natural, la piedra jadeíta es de color blanco translúcido. Se colorea según las impurezas presentes en su sistema cristalino. Por ejemplo, hierro, titanio o manganeso. Gracias a esta diversidad, la jadeíta presenta una amplia gama de colores y cada piedra es absolutamente única. A veces los colores se funden y crean pequeñas vetas en el interior de la piedra, lo que la hace aún más original y sorprendente. En la actualidad, los principales yacimientos de jadeíta se encuentran en Myanmar (antigua Birmania), China, Guatemala, Kazajistán y Estados Unidos.

Virtudes y propiedades de la piedra jadeíta en litoterapia

Las virtudes y propiedades de la piedra jadeíta a nivel mental

En el plano mental, la piedra jadeíta aporta mucha calma y serenidad. Se sabe que aleja las energías negativas del entorno y favorece el bienestar mental. Según algunas creencias, trae buena suerte y atrae el dinero.

Gracias a sus propiedades calmantes, la jadeíta es una piedra ideal para la meditación. Si le resulta difícil relajarse, utilice una piedra de jadeíta para despejar su mente y aceptar dejarse llevar. Para beneficiarse de su energía suave y reconfortante en la vida cotidiana, puede llevar una piedra jadeíta como collar, pulsera, pendientes o anillo. Cuanto más cerca lo tenga de usted, más potentes serán sus beneficios en su mente.

Las virtudes y propiedades de la piedra jadeíta a nivel físico

A nivel físico, la piedra jadeíta es conocida por su efecto beneficioso para el corazón y los riñones. Gracias a sus propiedades calmantes, regula la presión arterial y favorece el equilibrio del sistema nervioso. Si está pasando por un periodo de convalecencia, esta piedra puede ser de gran apoyo físico y sin duda le ayudará a recuperarse más rápidamente.

Usada a diario, la piedra jadeíta refuerza el sistema inmunitario y contribuye a la salud general del organismo. En los países asiáticos, sus poderes curativos se conocen desde hace varios miles de años. Los curanderos tradicionales pueden utilizar la jadeíta para combatir las infecciones y recuperar la vitalidad.

Las virtudes y propiedades de la piedra jadeíta a nivel espiritual

A nivel espiritual, la piedra jadeíta está conectada con el chakra del corazón. Como tal, fomenta todos los sentimientos relacionados con el amor ; la paz, la amabilidad, la confianza, la comunicación, la alegría y la calma. Situado en el centro de los 7 chakras, el chakra del corazón nos permite recibir y dar amor. Cuando este chakra está desequilibrado, puede manifestarse en comportamientos negativos y adicciones.

Si tiene miedo al fracaso, al abandono o al aislamiento, puede llevar una piedra jadeíta para encontrar el equilibrio y la serenidad. Su energía reconfortante es ideal para calentar el corazón y la mente. Gracias a esta piedra, no tendrá miedo de abrir su corazón al amor y a la ternura. Será menos duro consigo mismo y con los demás. Sus relaciones con los amigos, los amantes y la familia serán naturalmente más agradables y armoniosas.

Piedras y materiales que combinan perfectamente con la jadeíta

La piedra jadeíta se presenta en una gran variedad de colores. Por lo tanto, se encuentra igualmente a gusto en colores fríos y cálidos. Dependiendo de su estilo, puede llevarlo fácilmente en joyas de oro blanco, oro amarillo o plata.

En cuanto a su compatibilidad con otras piedras, le aconsejamos que asocie la jadeíta con piedras verdes o rosas. De hecho, las piedras verdes y rosas son conocidas por su acción beneficiosa sobre el chakra del corazón, pero también por sus propiedades calmantes. También se puede combinar con cualquier piedra fría cuya energía sea lo suficientemente suave como para dejar que la jadeíta se exprese. Por ejemplo : turmalina rosa, aguamarina, ágata, serpentina o aventurina verde.

Por el contrario, no recomendamos combinar la piedra jadeíta con piedras cálidas como el ojo de tigre o el ónice. Estos minerales desprenden una energía poderosa y energizante que podría superar la energía muy suave de la jadeíta.

¿Cómo mantener y conservar la piedra jadeíta?

Tras varias semanas de uso, la piedra jadeíta habrá agotado toda su buena energía. Para preservar sus poderes y su belleza natural, debe purificarla y recargarla regularmente. La purificación de la jadeíta se realiza con agua, sal, tierra o incienso. El método más sencillo es sumergir la piedra en un recipiente con agua salada destilada durante unas horas. Esto elimina todas las impurezas y energías negativas que se han acumulado con el tiempo.

Para recargar la piedra jadeíta, puede colocarla bajo el sol durante unas horas. La jadeíta es una piedra robusta que recupera su energía mediante el calor y la luz solar. Para optimizar este ritual de recarga, puede colocar su jadeíta sobre un cúmulo de cuarzo o una geoda de amatista.

Simbología de la piedra jadeíta

  • La piedra de jade es el símbolo del Emperador encarnando el poder del sol.

Tradiciones de la piedra jadeíta

  • En Asia, la jadeíta suele regalarse para celebrar buenas noticias (matrimonio, nacimiento, graduación, etc.).