Piedra Jade - Virtudes de las piedras - Litoterapia - Reino Minerales
Piedra Jade

Características de la piedra jade

  • Grupo de origen : Augites
  • Composición química : Silicato doble de sodio y aluminio, Na A1 (SiO6)
  • Dureza : Entre 6,5 y 7
  • Sistema cristalino : Monoclínico
  • Yacimientos : Birmania, Canadá, China, Guatemala, Japón, México, Nueva Zelanda, Rusia, Estados Unidos.
  • Color(es) : Verde, marrón-beige, marrón-azul, marrón-rojo, negruzco, a veces morado o rosa.

Ver productos asociados con el Jade

La piedra jade, su historia, su origen y su composición, sus propiedades y sus virtudes en litoterapia

Con sus colores que van del verde claro al oscuro, la piedra jade es símbolo de pureza, poder y sabiduría. El jade es una piedra protectora que protege a su portador del mal. También tiene la reputación de traer buena suerte y amistad.

Historia de la piedra jade

La piedra jade, de su nombre la “piedra de ijada” que significa piedra para el pozo ilíaco, debe su nombre a los conquistadores españoles de principios del siglo XV. Del latín “lapis nephriticus”, jade y nefritis significa piedra de flanco, en relación con sus virtudes y propiedades responsables de aliviar las disfunciones renales. Considerada una piedra nefrítica por los estudiosos, la piedra recibió el apodo de “nefrita”. Cuando los franceses la descubrieron en el siglo XVII, la apodaron “éjade” en referencia al nombre “ijada” que le dieron originalmente los conquistadores. Con el tiempo, el nombre “ejade” evolucionó de forma natural hasta convertirse en “jade”, tal y como lo conocemos hoy.

Algunas creencias indias apoyaban esto ya que lo usaban para aliviar el dolor en los riñones así como en el colon. Según otras creencias, la piedra jade permitiría ahuyentar a los espíritus negativos. Cuando un ser moría y como símbolo de la vida eterna, también se colocaba una cigarra de jade en su boca. A pesar de los numerosos intercambios comerciales que tuvieron lugar entre China y Occidente, no fue hasta principios del siglo XVI cuando la piedra jade hizo su aparición en Europa, y más concretamente en la cuenca mediterránea. De hecho, el jade se utiliza desde hace más de 5.000 años en China, donde se le atribuyen numerosas virtudes medicinales. Los chinos la utilizaban sobre todo para tratar los trastornos de las vías urinarias.

En ese momento, la piedra jade fue pulida con el propósito de diseñar hachas. También se usó en China para hacer objetos artísticos. Cuando un chino poseía un objeto o una joya de jade, por ejemplo un colgante de jade, podía esperar alcanzar la dignidad del Imperio. Robusto y tenaz, el jade acabó siendo explotado por los comerciantes portugueses para fabricar hermosos objetos decorativos y venderlos en Europa. Para los griegos, el jade servía para acompañar a las personas desde el nacimiento hasta la muerte gracias a las tres diosas del destino : las Moires. En el mundo de la medicina, los griegos utilizaban el jade para aliviar el dolor y acelerar el proceso de curación de sus heridas. También solían colocarse piedras de jade en los párpados para calmar el dolor de ojos. En el Este, la piedra jade era la piedra que representaba al Emperador y encarnaba los poderes del sol, los poderes absolutos. El emperador tenía un cetro de jade a su disposición y le dio a los príncipes tabletas de jade de acuerdo a su posición jerárquica. Para los príncipes del primer rango, recibieron 2 columnas grabadas en jade. Para los príncipes de segundo rango, con un hombre de pie. Para príncipes de tercera categoría con un hombre corrupto. Para los príncipes de la cuarta fila, con mijo. Para los hombres del 5º rango, con una hoja de junco. Hoy en día, la piedra jade es una piedra preciosa, es decir, una piedra muy dura (dureza que varía entre 6,5 y 7) y se utiliza para hacer adornos o joyas como collares de jade, pulseras de jade, etc.

Origen y composición de la piedra jade

La piedra jade existe y viene en 2 tipos :

  • Jade Nefrita : La piedra jade nefrita está compuesta de nefrita perteneciente a los anfíboles, es decir, magnesio y silicato de calcio. Es bastante fácil de encontrar.
  • Jade Jadeíta : La piedra jade jadeíta está compuesta, como su nombre también indica, de jadeíta, es decir, de aluminio y de silicato de sodio. Es una piedra más preciosa y mucho más rara de encontrar que el Jade Nefrita.

Tanto la jadeíta como la nefrita pertenecen a la gran familia de los silicatos. En la escala de Mohs, la jadeíta tiene una dureza de 7, mientras que la nefrita tiene una dureza de 6. Son bastante similares, con densidades que van de 2,8 a 3,3.

Tradicionalmente llamada “jade maya” cuando es de color verde oscuro, la piedra de jade es de color verde, que varía en su tonalidad y puede ser más o menos oscura. El jade puede ser blanco. Comúnmente conocido como “jade Olmeca”, el jade puede ser de color verde-azul donde consiste en sales de cobalto. Puede ser de color negro cuando está compuesto de sales de titanio. Se puede encontrar en color rosado donde consiste en manganeso y sales de hierro.

Los principales yacimientos de jade se encuentran en Birmania, en Canadá, en China, en Estados Unidos, en Guatemala, en Japón, en México, en Nueva Zelanda y en Rusia. En el siglo XXI se descubrieron nuevos yacimientos de jade en Italia.

Virtudes y propiedades de la piedra jade en litoterapia

Las virtudes y propiedades de la piedra jade en el plano mental

En el plano mental en litoterapia, la piedra jade representa la honestidad, especialmente en todos los aspectos relacionados con el poder. También representa la templanza, tiene en sus principales virtudes y propiedades para ofrecer tolerancia. En este sentido, el jade permite dar objetividad al juicio de los demás y aumenta el nivel de conciencia. La justicia y la moral son activos fuertes de la piedra jade en litoterapia, pero también para todos los campos de la mediación, del equilibrio y de la negociación. Entre sus otras virtudes en el plano mental, el jade elimina la culpa y permite enfrentar las realidades.

El jade es una piedra que le anima a conocerse mejor y a convertirse en la mejor, más sincera y auténtica versión de si mismo. Para ello, le ayuda a encontrar la paz interior liberando su mente de las cavilaciones mentales. Le ayuda a superar los retos difíciles de la vida despejando los pensamientos que le distraen y curando las heridas emocionales. Incluso después de los mayores fracasos y decepciones, le ayuda a recuperar un estado de ánimo positivo. Gracias al trabajo que hará sobre usted mismo a través de esta piedra, tendrá la oportunidad de mantener una relación sana, honesta y benévola consigo mismo, pero también con los demás.

Las virtudes y propiedades de la piedra jade en el plano físico

En el plano físico en litoterapia, la piedra jade tiene sus virtudes en el aumento de la temperatura corporal y los dolores de cabeza. En caso de migraña severa, puede ponerla directamente en la frente para sentir los beneficios más rápidamente. Actúa eficazmente sobre el chakra del corazón y también ayuda a reducir el nerviosismo a nivel personal. El jade también actúa sobre el chakra del tercer ojo equilibrando la inestabilidad de las personas y, por tanto, trata los mareos.

La piedra jade trata todas las disfunciones en el plano físico que son de origen nervioso, como las irritaciones y la sequedad de la piel. Todos están directamente relacionados con el chakra del corazón. Llevar un jade potencia la actividad celular y mejora la calidad de la piel. Para preservar el brillo natural de su piel, esta piedra favorece la elasticidad y el proceso de curación. Siempre se ha utilizado para aliviar las dolencias de origen renal y de las vías urinarias. También se sabe que favorece la eliminación de toxinas del cuerpo y estimula la circulación sanguínea.

Las virtudes y propiedades de la piedra jade en el plano espiritual

A nivel espiritual, el jade es una piedra verde asociada al chakra del corazón. Situado en el centro del pecho y de los 7 chakras, el chakra del corazón se considera el hogar del amor y la sinceridad. Cuando está abierto y equilibrado, promueve la empatía, la ternura y el amor incondicional. Cuando está cerrado o desequilibrado, hace que uno sea insensible al amor, distante, frío y emocionalmente inestable. Si tiene el corazón roto o sufre una herida emocional del pasado, puede llevar una piedra jade para aprender a abrir su corazón de nuevo, sin miedo ni temor. El chakra del corazón también se considera un puente entre la tierra y el cosmos. Su posición en el centro de los 7 chakras ilustra perfectamente este estrecho vínculo entre las energías materiales y espirituales.

Al restablecer la calma interior, el chakra del corazón ayuda a encontrar un equilibrio perfecto, tanto mental como físico. Por último, el chakra del corazón facilita la comunicación y la apertura a los demás. Le ayuda a confiar, a ser más cooperativo y a escuchar a los que le rodean. Llevar una piedra jade a diario proporciona una agradable sensación de felicidad y alegría de vivir, como una sensación de calma después de la tormenta.

Piedras y materiales que combinan perfectamente con el jade

La piedra jade le ofrece ligeras notas verdes que combinan perfectamente con tonos fríos como la plata, el oro blanco o las joyas de oro blanco. Sin embargo, el jade se monta a veces en joyas de oro amarillo y rosa para darle un toque más original y sofisticado. En cuanto a la compatibilidad con otras piedras, hay que tener cuidado de no mezclar energías contradictorias. En cuanto al jade, se aconseja encarecidamente combinarlo sólo con piedras verdes que actúen sobre el chakra del corazón.

También se puede combinar con cualquier piedra fría cuyas energías sean lo suficientemente suaves como para dejar que se exprese. Por ejemplo, puede llevar jade con aguamarina, ágata, turmalina rosa, aventurina verde, pirita, citrino o serpentina. Sin embargo, debe evitar llevar jade con ojo de tigre, malaquita o turquesa. Estas piedras desprenden una energía poderosa y energizante que es mejor utilizarlas solas. Si aún así quiere usarlas el mismo día, puede llevarlas en joyas diferentes para evitar el contacto directo.

¿Cómo mantener y conservar la piedra jade?

Cuanto más utilice sus minerales, más rápido se agotarán sus energías. Para remediar este problema, basta con tomar las medidas adecuadas para purificar y limpiar las piedras. En este caso, la piedra jade se purifica con agua, sal, tierra o incienso. Si no sabe cómo recargar su piedra jade, puede simplemente sumergirla en un recipiente con agua salada destilada durante unas horas. Este sencillo método elimina las impurezas y las energías negativas que se han acumulado en su piedra. Utilice siempre agua de manantial en lugar de agua del grifo para evitar el envejecimiento prematuro del jade. Para completar este proceso de purificación, basta con pasar un paño limpio por la piedra para no rayarla.

La recarga de la piedra jade se realiza directamente bajo el sol. En efecto, esta piedra potente y resistente ama el calor y la luz. Puede dejarla bajo la luz del sol durante unas horas para que recupere todos sus poderes originales. Para optimizar el ritual de recarga, coloque su piedra sobre un cúmulo de cuarzo o sobre una geoda de amatista. En litoterapia, el cuarzo blanco y la amatista tienen el efecto de amplificar los poderes de otros minerales. Si la cuida, su piedra jade calmará su corazón y su mente durante muchos años.

Simbología de la piedra jade

  • Dotada de cualidades indestructibles, la piedra jade representa al Emperador encarnando los poderes del sol.

Tradiciones de la piedra jade

  • Indios de América Central : Considera el jade como el núcleo del ser, su corazón, su espíritu, su alma.
  • Taoístas : Vieron a través de la piedra jade una herramienta de la inmortalidad.
  • Boda de Jade : 26 años de matrimonio.

Productos asociados con el Jade :

Ver todos los productos