Piedra Ónix - Virtudes de las piedras - Litoterapia - Reino Minerales
piedra ónix

Características de la piedra ónix

  • Origen del nombre : Del griego “Ónix” que significa “uña o garra”.
  • Grupo : Cuarcitas
  • Composición química : Dióxido de silicio, SiO2.
  • Sistema cristalino : Romboédrico
  • Dureza : Entre 6,5 y 7
  • Yacimientos : Brasil, Estados Unidos, India, Madagascar, México, Uruguay.
  • Color(es) : Negro y compuesto de estratos en blanco y negro.

Ver productos asociados con el ónix

La piedra ónix, su historia, su origen y su composición, sus propiedades y sus virtudes en litoterapia

La piedra ónix le dará motivación, y le ayudará a actuar para seguir adelante a pesar de las dolorosas pruebas de la vida. Es ideal cuando te sientes estancado debido a bloqueos energéticos y heridas emocionales del pasado. Descubra todas las virtudes de esta piedra en litoterapia

La historia de la piedra ónix

Los investigadores han descubierto cuencos enteramente tallados en ónix en Egipto¸ que datan de la 2ª dinastía. En Creta, durante la era minoica, el sardónice se usaba con frecuencia, especialmente en el palacio de Knossos. El Ónix también fue muy popular entre los romanos. Además, Plinio el Viejo describe dos variedades e informa de varios métodos para cambiar su color.

Una cierta leyenda romana cuenta el origen de su nombre : mientras la diosa Venus dormía, Cupido, su hijo, usó una de sus flechas para hacerse las uñas. Como no podían desaparecer, se convirtieron en ónix. En el Libro Sagrado, el ónix se representa como una de las piedras que constituyen la coraza de Aarón y una de las puertas de la Jerusalén Celestial.

En la cultura árabe, se llama « El Jaza » que significa « tristeza ».

Los indios y los persas consideraban que el ónix les protegía del mal de ojo y tenía la capacidad de aliviar el dolor de las contracciones durante el parto. Para ello, debe ser colocado en el vientre de la mujer. El ónix también debía reducir los impulsos sexuales.

En China, el ónix se utilizaba como amuleto de buena suerte. De hecho, era explotada por los esclavos en las minas y nadie quería tocarla por miedo a atraer el mal de ojo o a perder su energía. Por lo tanto, estaba destinado a la exportación y al inconsciente, lejos de las fronteras del país.

Sólo en Inglaterra, durante la era victoriana, el ónix fue un verdadero éxito, especialmente el negro. Para respetar la moda del luto, como la que llevó la Reina Victoria durante 40 años, los otros colores estaban estrictamente prohibidos.

En la antigüedad, los ónices procedían de Arabia y la India. Las más bellas proceden de la montaña de Shibam, no lejos de Marib, capital del famoso reino de Saba (hoy enterrado bajo las arenas de Yemen, en la región de Hadramaut). El enorme tamaño de los bloques de ónice trabajados sigue sorprendiendo a científicos e historiadores. Todas las civilizaciones antiguas utilizaban el ónice con gran habilidad. En Abydos (Egipto), los investigadores han descubierto varios platos, jarras y jarrones de ónice. Los templos funerarios también ocultaban cuentas de pendientes de ónix. Los romanos los utilizaban para hacer anillos de sello grabados con diversos símbolos. El Gabinete de las Medallas alberga ahora un antiguo sello fenicio del año 780 a.C., que representa al dios-niño solar Nefertoum rodeado de hermosas flores de loto.

Según el historiador griego Apio, el rey del Ponto (situado en el norte de la actual Turquía), Mitrídates el Grande (hacia el año 100 a.C.), tenía en su poder dos mil jarrones de ónice y oro. Tras su victoria, Pompeyo llevó estos magníficos jarrones a Roma. Su material no es realmente seguro, ya que ónice también puede significar alabastrita, una especie de mármol blanco veteado. Este alabastro permite diseñar recipientes utilizados para conservar pomadas preciosas y bálsamos perfumados como el benjuí o la mirra. Esta resina odorífera habría dado lugar a los jarrones murrhin u ónix murrheus estipulados en las cuentas antiguas. Puede ser cierto que los jarrones de Mitridatos estaban hechos de alabastro. Los científicos y los historiadores también están confundidos sobre el “mármol ónix”. El ónix, más bien sardónice, es frecuentemente llamado menfita. Alrededor del año 200 A.C., se dice que el general Escipión el Africano trajo el primer sardónice a Roma, desde entonces han sido muy buscados. La antigüedad está marcada por el arte de los glípticos (intaglios y camafeos). Los romanos y griegos preferían usar bloques de ónix con estratos rectos y paralelos. Varias obras antiguas en sardónice u ónice están representadas en los museos. El Gabinete de las Medallas de París alberga dos de las obras de ónice más famosas, que datan del siglo I d.C:

  • La Apoteosis de Augusto o el camafeo de la Santa Capilla. Es sin duda el camafeo más grande del mundo, con dimensiones de 31×26 cm. Representa a Augusto y su linaje, hasta el emperador Tiberio, es decir, 24 grandes figuras. Por error, la Edad Media aportó una interpretación cristiana a la representación. El rey Saint-Louis lo adquirió y lo instaló en la Sainte-Chapelle como una reliquia.
  • La copa de Ptolomeo o el jarrón de Saint-Denis. Tallada en un solo bloque de cantaro y dedicada a Baco (Dionisio), la pieza tiene dos asas en forma de cepas. Hay escenas festivas en las que varios personajes y animales se mueven entre plantas y adornos. Habiendo pertenecido al rey carolingio Carlos el Simple, una base decorada con joyas preciosas la transformó en un cáliz usado en la ceremonia de coronación de las reinas de Francia. El glíptico desaparece en Occidente durante las invasiones bárbaras. A principios de la Edad Media, los camafeos romanos se encontraban en iglesias y tesoros reales. Se hacen imitaciones bastante burdas en vidrio.

Más adelante, en los relatos medievales, el término onice se utiliza para referirse a los intaglios deágata. Los que tienen unos pocos animales tienen una excelente reputación, mientras que la serpiente y el ciervo transmiten coraje. No se recomienda llevar ónix como anillo o collar por la noche : “hace que quiera ver a los demonios y le da muchas fantasías mientras duerme”. El ónix le permite charlar con un ser querido que ha fallecido mientras dormías, preservando el recuerdo cuando se despierta. También tiene otras influencias negativas : dificulta el estado de ánimo, multiplica las pruebas, despierta la tristeza… En el siglo XII, el obispo Marbode afirma que “si tienes a Cerdeña contigo, el ónix no puede perjudicarte”. Sardo toma su nombre de la antigua ciudad de Sardis, situada en la actual Turquía. Trae templanza y dulzura al ónix.

Mucho más tarde, Isabel de Este, esposa del duque de Gonzaga, tuvo en Mantua prestigiosas colecciones de camafeos antiguos. El más famoso es el gran camafeo de Gonzaga o Malmaison, de 16×12 cm. Esta joya del siglo III a.C., que ha viajado mucho, ha tenido muchos propietarios, entre ellos la emperatriz Josefina y el zar Alejandro I. Procedente de Alejandría, representa a Ptolomeo II y su hermana-esposa Arsinoe (conservada en el Museo del Hermitage de San Petersburgo). El Museo de Historia del Arte de Viena alberga el onyx-kanne, el aguamanil de ónice. Este jarrón de oro y ónice, adornado con preciosas joyas, es una obra maestra del francés Richard Toutain. Carlos IX se lo regaló al príncipe tirolés durante su matrimonio con Isabel de Austria. El aguamanil de ónice contribuyó al desarrollo del arte francés en Europa.

El ónix sigue siendo apreciado en la época de los Borbones. La favorita de Enrique IV, Gabrielle d’Estrée, tenía un colgante de ónix con la imagen del rey grabada. Luis XV tiene un sello de ónix, oro y cornalina con el lema “el amor les une”. Presenta el sutil perfil de Madame de Pompadour protegido por una tapa bellamente decorada con frutos rojos y follaje. La colina de Chantilly-sur-Marne abunda en calcedonias rosas y ónix con tres capas (dos marrones rojizas y una azulada blanca).

Origen y composición de la piedra ónix

Su nombre proviene del griego “Onyx” que significa “uña” o “garra”. Puede ser una referencia al ónix de color carne que parece una uña. Es de la misma familia que calcedonia y está hecho de silicio (su fórmula química es SiO2). En la escala de Mohs, su dureza está fijada en 7 y su densidad ronda los 2,65. Se compone de bandas negras y/o blancas, sin embargo, se encuentra en todos los colores (excepto azul y púrpura). Se forma como resultado de los depósitos de sílice durante el flujo de agua de sílice en las grietas a una temperatura inferior a 200°. El ónix es un agate con bandas concéntricas y circulares. Hay una gran variedad de ellos :

  • El nicolo : Sus estratos son de color azul oscuro a claro.
  • Ojo de ónix : Sus rayas forman bonitos círculos de color alrededor de una mancha redonda y oscura.
  • El ónix con fortificaciones : Sus capas son poligonales.
  • Sardónice : Sus rayas son marrones, óxido o rojas.

A veces el ónix es modificado deliberadamente por el hombre. Desde la antigüedad, ciertos tratamientos han permitido volverla más roja, más amarilla o simplemente más negra. Los principales yacimientos de ónix se encuentran en Chihuahua (México), Río Grande do Sul (Brasil), Colorado y Utah (EE.UU.), Uruguay, Madagascar y la India.

Virtudes y propiedades de la piedra ónix en litoterapia

El ónix da fuerza y apoyo en los momentos difíciles, en los negocios y en los periodos de estrés físico y mental. Le permite encontrar una solución alternativa durante un trastorno de la vida, ya sea negativa o positiva. También nos permite tomar el control de nuestro futuro. Durante la meditación, el ónix nos permite conquistar la información que buscamos. La piedra ónix permite purificar las energías kármicas. Esta increíble propiedad la hace útil para el trabajo de vidas pasadas y le permite sanar viejos traumas. En la India, protege contra los espíritus malignos, mientras que en la Edad Media, provocaba la discordia.

Las virtudes y propiedades de la piedra ónix en el plano psicológico

A nivel psicológico, la piedra ónix es un verdadero escudo contra los pensamientos y las energías negativas. Al reducir el estrés y la ansiedad diarios, ayuda a recuperar la confianza en uno mismo y a sustituir las cavilaciones mentales por pensamientos positivos. Le permite estar más centrado en el momento presente y no distraerse. Como tal, es una piedra excelente para aprender sobre la meditación. Gracias al ónix, encontrará la confianza necesaria para abrirse a los demás con sinceridad y amabilidad.

El ónix optimiza el autocontrol y ayuda a aumentar el sentido de la responsabilidad. Proporciona un escudo protector y estabilidad contra las influencias nocivas y el acoso. En resumen, el ónix :

  • Quita la tristeza y da resistencia, fuerza y vigor
  • Ayuda para la realización del karma
  • Mejor arraigo a la tierra y equilibrio para el cuerpo y la mente
  • Da confianza en el futuro
  • Optimiza la moderación, el control de las pasiones y de las emociones
  • Promueve el sentido de la responsabilidad
  • Alienta la búsqueda de la verdad
  • Mantiene las pesadillas alejadas
  • Alivia las preocupaciones y los malos recuerdos
  • Apoya en tiempos difíciles y de duelo

Las virtudes y propiedades de la piedra ónix en el plano físico

A nivel físico, el ónix es una poderosa piedra protectora que ayuda a reforzar el sistema inmunitario. Protege eficazmente los dientes, las cuerdas vocales y todos los órganos alrededor de la boca. Facilita el habla y la comunicación. También ayuda al buen funcionamiento de los riñones y el hígado. Llevar una piedra de ónix ayuda a eliminar más rápidamente las toxinas acumuladas en el cuerpo. En general, el ónix :

  • Acondiciona la circulación, mejora la audición y alivia el dolor de orejas
  • Combate los problemas de habla y pronunciación
  • Protege los dientes y la boca
  • Lucha contra las alergias
  • Combate adicciones como el deseo de fumar
  • Limpia el hígado y los riñones
  • Tonifica la piel, los ojos, el pelo, las piernas, el páncreas y la médula ósea
  • Reafirma el corazón, el bazo, los riñones y los nervios
  • Protege contra la sensibilidad al tiempo
  • Alivia el zumbido en los orejas
  • Mejora el sistema circulatorio
  • Mejora los niveles de colesterol y triglicéridos
  • Facilita el drenaje y la eliminación de toxinas
  • Alivia los pies

Las virtudes y propiedades de la piedra ónix en el plano espiritual

A nivel espiritual, la piedra ónix está conectada con el chakra del corazón y el chakra de la raíz. Por un lado, su acción positiva sobre el chakra raíz permite recibir mejor las energías de la Tierra. Al abrir este chakra, el ónix ayuda a arraigar el cuerpo a la Tierra. Esto permite regular las necesidades primarias, es decir, las relacionadas con la supervivencia. Así que llevar una piedra ónix puede ayudarle a volver a centrarse en lo esencial : seguridad, estabilidad, trabajo, dinero y ganas de vivir. Cuando el chakra sagrado está perfectamente sintonizado, no es raro sentir una nueva fuente de fuerza y espíritu de lucha que surge de lo más profundo de su alma. Por el contrario, si su chakra sagrado está desequilibrado, puede sentirse frustrado y agresivo.

Por otro lado, el ónix actúa sobre el chakra del corazón, el punto central de los 7 chakras, el foco del amor universal. Gracias a su acción positiva sobre el chakra del corazón, el ónix ayuda a reforzar los sentimientos de amor, sinceridad, ternura, compasión y perdón. Como puente entre las energías materiales y espirituales, el chakra del corazón le aporta una gran sensación de alegría, paz interior y serenidad. Si le resulta difícil abrir su corazón a los demás, dar y recibir amor, llevar una piedra ónix debería ayudarle a superar sus miedos para descubrir el amor sincero e incondicional.

Piedras y materiales que combinan perfectamente con el ónix

La ventaja de las piedras negras es que se adaptan perfectamente a todo tipo de materiales. Suelen aparecer en las joyas de plata, oro blanco u oro blanco. Dicho esto, puede llevar una piedra ónix con joyas de oro amarillo o rosa para aportar un aspecto más lujoso y sofisticado.

Puede llevar ónix con otros minerales, siempre que no sean totalmente contradictorios en cuanto a virtudes y energía. El ónix es una piedra bastante neutra que combina bien con la cornalina, la amatista y la piedra de luna. Para reforzar la apertura del chakra de la raíz, también se puede combinar con un jaspe, bronzita, hematita, piedra de lava, pirita o granate. Para amplificar su poder protector, puedes combinarlo con una obsidiana o una turmalina negra. Sin embargo, las dos últimas deben usarse con moderación, ya que tienden a absorber la energía de otras piedras y dejarlas inactivas.

Las piedras que definitivamente debe evitar llevar con ónix son : turquesa, malaquita, shungita, peridoto y ojo de tigre. Estas últimas son demasiado potentes y energéticas para dejar que el ónix exprese sus vibraciones, pero puede llevarlas individualmente en otra pieza de joyería.

¿Cómo mantener y conservar la piedra ónix?

Cuanto más la lleve, más energía perderá su piedra ónix. Además, el ónix es una piedra protectora que absorbe todas las ondas negativas del entorno. No se preocupe, lo único que tiene que hacer es aprender a cuidarlo adecuadamente para seguir disfrutando de sus virtudes y belleza durante muchos años. Para empezar, puede limpiarlo una vez al mes con agua, sal, tierra o incienso. El método más fácil y accesible es sumergir la piedra en un recipiente con agua salada durante unas horas. Evite el agua del grifo, que puede dañar su piedra prematuramente.

Una vez que su piedra ónix ha sido limpiada de todas las energías negativas almacenadas, puede pasar al siguiente paso. Para recargarla, puede dejarla unas horas a la luz del sol. Por lo general, las piedras oscuras no temen el calor ni la luz. Para optimizar este proceso de recarga, coloque su piedra sobre un cúmulo de cuarzo. Tras pasar unas horas bajo la luz natural del sol, su piedra ónix estará lista para ofrecerle todos sus beneficios y protegerle como el primer día.

La simbología de la piedra ónix

  • Desconocido

Las tradiciones de la piedra ónix

  • India : Se ve como un escudo contra las fuerzas del mal
  • Edad Media : El ónix es la piedra de la discordia
  • Boda de ónix : 89 años de matrimonio.

Productos relacionados con el ónix :

Ver todos los productos