Piedra Lapislázuli - Virtudes de las piedras - Litoterapia - Reino Minerales
piedra-lapislazuli

Características de la piedra lapislázuli

  • Origen del nombre : Del latín “lapis” y del árabe “azul” que significa piedra azul.
  • Composición química : Silicato de sodio y aluminio azufre (Na,Ca)8, (Al6Si6O24), SO2.
  • Dureza : Entre 5 y 6
  • Sistema cristalino : Cúbico
  • Yacimientos : Afganistán, Estados Unidos, Canadá, Chile, Myanmar, Pakistán, Rusia.
  • Color(es) : Azul índigo, azul ultramarino. El lapislázuli se encuentra moteado con oro (pirita) y moteado con blanco (calcita).

Ver productos asociados con el lapislázuli

La piedra lapislázuli, su historia, su origen y su composición, sus propiedades y sus virtudes en litoterapia

Desde hace miles de años, el lapislázuli se utiliza para fabricar joyas, adornos, obras de arte y muchos otros objetos de lujo. Déjese seducir por el azul intenso de la piedra lapislázuli y por su rara elegancia. Esta piedra semipreciosa revelará todos los secretos de la confianza en sí mismo y una comunicación más fluida.

Historia de la piedra lapislázuli

Rico en historias y leyendas, el lapislázuli es una piedra que siempre ha fascinado por sus intensos tonos azules. En la prehistoria, la piedra lapislázuli se usaba ya como ornamento, pero también como joya. Entre sus símbolos, la piedra lapislázuli representa la salud, la nobleza, la suerte, la elegancia y la pureza. Por estas muchas razones, el lapislázuli es considerado una piedra semipreciosa y ha estado presente en la Tierra por más de 6000 años, desde la aparición del Hombre.

3000 años antes de Cristo, los faraones egipcios utilizaban la piedra de lapislázuli para fabricar amuletos con forma de ojo y objetos simbólicos como los escarabajos. Los faraones y los miembros de la familia real utilizaban el lapislázuli en sus máscaras funerarias y otros símbolos de riqueza como joyas, colgantes de lapislázuli, etc. Para los egipcios, el lapislázuli era un símbolo de fuerza, poder y valor divinos. Asociaban el color azul con la inmortalidad y el infinito. Por eso colocaban esta piedra dentro de las tumbas, para proteger al difunto y acompañarlo en la muerte.

Por su parte, los romanos usaban el lapislázuli como afrodisíaco. Sin embargo, comerciaban con el lapislázuli con gran dificultad, ya que los costos de transporte eran muy elevados, ya que la piedra tenía que cruzar los mares debido a la ubicación de los primeros yacimientos descubiertos. En aquella época, el oro era más barato que el lapislázuli, lo que explica que se encuentre en muchos tipos de joyas, como las pulseras de lapislázuli. Más tarde, durante la Edad Media, el polvo de la piedra lapislázuli se utilizaba para teñir tejidos y pintar sobre otros materiales. En el pasado, el lapislázuli también desempeñaba un papel en la protección del alma, especialmente del miedo o la envidia y de la caída en el error. Su particularidad desde el punto de vista físico es proteger a todos los miembros del cuerpo humano.

Cuando se muele en polvo, la piedra de lapislázuli se convierte en un pigmento ultramarino. Algunas obras de arte muy famosas, como el techo de la Capilla Sixtina o La joven de la perla de Johannes Vermeer, tienen este pigmento ultramarino.

Origen y composición de la piedra lapislázuli

El nombre de la piedra lapislázuli tiene dos orígenes muy distintos. Primero un origen latino, ya que “lapis” significa piedra y el segundo origen es árabe, ya que “azul” se refiere a su color. Lapislázuli significa piedra azul. La piedra lapislázuli pertenece al grupo de los silicatos de aluminio y de sodio. Su color dominante es el azul claro, pero también es posible encontrarlo bajo los colores azul-verde y violeta. En la escala de Mohs, su dureza varía entre 5 y 6. Su densidad varía entre 2,5 y 3.

Los primeros yacimientos fueron encontrados hace más de 6000 años y estaban en Afganistán. Hoy en día, los principales yacimientos de la piedra lapislázuli se encuentran en Afganistán, en Estados Unidos, en Canadá, en Chile, en Myanmar, en Pakistán, en Rusia. El yacimiento más abundante se encuentra en Afganistán, en una zona de muy difícil acceso y a unos 2.500 metros de altitud. Desde Kabul, la capital de Afganistán, se tarda cuatro días en llegar al yacimiento de Sar-e-Sang. Además, las condiciones climáticas son tan difíciles que sólo es posible explotar la mina durante cuatro meses al año. Aunque complejo y peligroso, este yacimiento tiene fama de producir las mejores piedras de lapislázuli del mundo.

Reconocida mundialmente, la piedra lapislázuli es la piedra nacional de Chile. Este hermoso país latinoamericano alberga la segunda mina más grande. Situado a 3.500 metros de altitud, el yacimiento de Flor de los Andes ya se explotaba en tiempos precolombinos. A menudo confundido con el zafiro, el lapislázuli es un azul profundo, intenso y luminoso. Antes de llamarse lapislázuli, recibía el apodo de “zafiro estrella” en referencia a las pequeñas manchas doradas que brillan en el mineral. En realidad, son las escamas de pirita amarilla incrustadas en el lapislázuli las que dan la impresión de ser escamas doradas, especialmente cuando se colocan a la luz del sol.

Si una piedra de lapislázuli contiene demasiada pirita, pierde su valor. El contenido de pirita determina la densidad del lapislázuli. Pero el factor más importante para evaluar su valor es, por supuesto, su color. Cuantas más trazas de otros minerales contenga, más perderá su intensidad. Las piedras más puras, especialmente las procedentes de Afganistán, producen el azul intenso y profundo que tanto se busca en el mundo de la joyería.

Virtudes y propiedades de la piedra lapislázuli en litoterapia

Virtudes y propiedades de la piedra lapislázuli en el plano mental

En litoterapia, la piedra de lapislázuli es una piedra que aporta un impulso de confianza al portador y le anima a tomar las riendas de su vida. El lapislázuli libera y ofrece cierta facilidad para comunicar las emociones y sentimientos de uno. Por lo tanto, la comunicación oral es favorecida por este último. El lapislázuli también aporta plenitud y paz interior. De esta manera, el estrés se libera muy rápidamente. Entre sus propiedades y virtudes, se le puede conferir sobre todo la contribución de la honestidad, la compasión y la rectitud. La piedra lapislázuli también es conocido por eliminar las tensiones mentales. Si es una persona tímida por naturaleza, puede ayudarle a expresarse con más espontaneidad, sin miedo a la mirada de los demás. Esta facilidad de comunicación mejora la calidad de las amistades, la familia y las relaciones amorosas. Delante de los que le rodean, e incluso de los desconocidos, podrá expresarse con claridad y defender sus opiniones, manteniendo la calma y la atención.

Piedra de la serenidad, el lapislázuli ayuda a eliminar el estrés, la ansiedad y todos los pensamientos negativos que rumian en la mente. Es suave y ayuda a superar el miedo, la fatiga y la tristeza. Así que si necesita una ayuda para recuperar su entusiasmo por la vida y su espíritu creativo, debe llevar una piedra que actúe sobre el chakra de la garganta y el tercer ojo, como el lapislázuli.

Virtudes y propiedades de la piedra lapislázuli en el plano físico

A nivel físico, la piedra lapislázuli alivia considerablemente los dolores de cabeza. Cuando surja la necesidad, puede colocar la piedra directamente en la frente para obtener un alivio rápido. El lapislázuli también combate los trastornos del sueño y la sensación de mareo. Para disfrutar de un sueño profundo y reparador, los insomnes pueden colocar un lapislázuli en su dormitorio, bajo la almohada o en la mesilla de noche. El lapislázuli facilita la respiración y tiene muchos beneficios para todo el sistema nervioso y ORL.

Además, la piedra lapislázuli ayuda al buen funcionamiento de los ojos. En general, las cefaleas y los trastornos del sueño están muy relacionados con la fatiga visual. Asociado al elemento Agua, el lapislázuli tiene un efecto positivo sobre los riñones y la vejiga. Regula el sistema digestivo y alivia los dolores asociados al ciclo menstrual. Por último, se sabe que los minerales del lapislázuli contribuyen a la salud de los músculos y los huesos.

Las virtudes y propiedades de la piedra lapislázuli en el plano espiritual

Si desea llevar una piedra lapislázuli, le aconsejamos que la lleve a la altura de la garganta, ya que es la piedra de la comunicación. Por ello, un collar de lapislázuli es perfectamente adecuado. Lo ideal es que se lleve entre la parte superior de la cabeza y el esternón, es decir, justo por encima del diafragma. La piedra lapislázuli actúa principalmente sobre el chakra frontal, también llamado chakra del tercer ojo. Cuando se activa, el chakra frontal favorece la intuición, la clarividencia y la paz interior. Ideal para practicar la meditación, este chakra permite liberar la mente de los pensamientos parásitos que impiden la concentración. Considerado el centro de la conciencia, el chakra del tercer ojo nos permite observar el mundo con una visión más amplia. Despierta el espíritu creativo y la intuición. Cuando está desequilibrado, el chakra frontal se manifiesta como un complejo de inferioridad o de superioridad, un ego exagerado y una cierta forma de arrogancia. Así, llevar un lapislázuli permite trabajar el despertar espiritual, las capacidades extrasensoriales y la percepción del mundo.

Además, se sabe que el lapislázuli actúa sobre el chakra de la garganta. Este chakra representa la comunicación en todas sus formas. Le permite escucharse a si mismo, pero también a los demás. Promueve la creatividad, la calma y el dejarse llevar. Cuando está bloqueado, el Chakra de la Garganta se manifiesta con miedos irracionales, una fuerte timidez, una tendencia a mentir y una gran falta de confianza. Si suele tener miedo a ser abandonado y tiene una gran falta de confianza en sí mismo, puede llevar una piedra azul como el lapislázuli cerca del chakra de la garganta para desbloquearlo. En la vida cotidiana, esta piedra le ayudará a superar sus miedos y a recuperar la confianza en sí mismo. Ya no tendrá miedo de expresarse ante los demás, pero seguirá siendo humilde, objetivo y benévolo. Al desarrollar su sentido de la comunicación, el Chakra de la Garganta crea una atmósfera muy positiva en sus relaciones, y esto ayuda a fortalecer los vínculos con sus seres queridos.

Piedras y materiales que combinan perfectamente con el lapislázuli

En joyería, los metales más utilizados para crear joyas de lapislázuli son el oro amarillo, el oro rosa y el vermeil, una aleación de plata recubierta de oro. Los colores cálidos combinan perfectamente con el azul profundo del lapislázuli y sus pequeñas inclusiones de amarillo dorado. El lapislázuli también puede montarse en joyas de plata para darles un aspecto más fresco y elegante. Las joyas de plata combinan muy bien con las piedras de lapislázuli moteadas con inclusiones blanquecinas.

En litoterapia, la piedra lapislázuli va bien con piedras frías con propiedades calmantes como la amatista, la apatita azul, la azurita, la fluorita, la labradorita, la piedra de luna y la sodalita. Para trabajar la apertura del chakra de la garganta, se puede combinar con piedras azules como el larimar, la aguamarina, la aventurina azul o la selenita. Todas estas piedras desprenden energías similares que pretenden potenciar la calma y la serenidad. En cambio, no es aconsejable combinar una piedra lapislázuli con un jaspe rojo, malaquita, obsidiana negra u ónix. De hecho, estas piedras tienen energías contradictorias que son demasiado poderosas y energizantes para dejar que el lapislázuli se exprese. Si aún así quiere llevarlas el mismo día, puede llevarlas por separado en diferentes piezas de joyería, pero nunca una al lado del otra.

¿Cómo mantener y conservar la piedra lapislázuli?

El lapislázuli es una piedra frágil que requiere un cuidado especial. Para preservar sus poderes y su intenso color azul, debe recordar purificarlo y recargarlo regularmente. La purificación del lapislázuli puede hacerse con agua, tierra o incienso. La solución más sencilla es poner el lapislázuli en remojo toda la noche en un recipiente con agua destilada o de manantial. Evite la sal, el agua caliente y el agua del grifo, ya que pueden debilitar su piedra prematuramente. Para terminar la limpieza, pase un paño limpio por la piedra para limitar la aparición de arañazos.

Después de purificar su piedra lapislázuli, puede recargarla con la luz de la luna. Coloque su piedra durante unas horas bajo la luz de la luna para que recupere todas sus energías originales. La luz del sol es demasiado agresiva para el lapislázuli. Puede utilizar un cúmulo de cuarzo o una geoda de amatista para optimizar este ritual de recarga. El cuarzo blanco y la amatista son ideales para potenciar el poder de otros minerales. Si realiza estos rituales de purificación y recarga con cuidado, su piedra de lapislázuli le ofrecerá todos sus beneficios durante muchos años.

Simbología de la piedra lapislázuli

  • Bóveda celeste estrellada y fuerza sagrada.

Tradiciones de la piedra lapislázuli

  • Prehistoria : Piedra de adorno
  • Egipto : Piedra de los dioses
  • Edad Media : Polvo de lapislázuli usado como pigmento de pintura.
  • Boda de lapislázuli : 56 años de matrimonio.

Productos asociados al lapislázuli :

Ver todos los productos