Piedra meteorito

piedra meteorito

Características de la piedra de meteorito

  • Origen del nombre : Los meteoritos se llaman así por el lugar donde cayeron y/o fueron comprados. Es común ver el nombre de un municipio o entidad geográfica. Si varios meteoritos están en el mismo lugar: el nombre suele ir seguido de un número o una letra.
  • Composición química : Los meteoritos (de hierro) están hechos de una aleación que consiste en un promedio de 90% de hierro y 10% de otros elementos químicos como el iridio, el cromo, el níquel y el galio.
  • Dureza : Superior a 7
  • Sistema cristalino : Cúbico, tetraédrico
  • Yacimientos : Cielo
  • Color(es) : Gris, marrón, negro

Ver productos relacionados con la piedra meteorito

La piedra meteorito, su historia, su origen y su composición, sus propiedades y sus virtudes en litoterapia

La historia de la piedra meteorito

Los meteoritos (a veces llamados meteoroides según el término acuñado por el astrónomo Hubert Newton) están presentes casi en todas partes en el espacio interplanetario. Son elementos sólidos de otras estrellas (satélites naturales, planetas, planetoides, etc.) que la que los encontró. Así, además de los encontrados en nuestro planeta, varios han sido observados en Marte o en la Luna. La gran mayoría de los observados hasta ahora son restos de asteroides. Son fragmentos resultantes de una colisión entre dos estrellas, la mayoría de las veces del cinturón principal entre Marte y Júpiter. Sus dimensiones varían generalmente de unos pocos centímetros a varios metros al entrar en la atmósfera superior. Un meteoroide viaja a través del espacio y luego a través de la envoltura atmosférica sin desaparecer cuando choca con la superficie. Sin embargo, se desintegra durante su descenso y pierde gran parte de su masa para ser, en el momento del impacto, sólo una fracción diminuta del objeto que inicialmente entró en el ambiente atmosférico. Como resultado, finalmente representa sólo el 1% de su tamaño original. Aunque la mayoría de los elementos recogidos provienen de asteroides, debe mencionarse sin embargo que unos pocos cientos, o menos del 0,5%, provienen de la Luna y Marte. También parece que algunos de ellos se derivan de los cometas, como el meteorito de Orgueil (Tarn-et-Garonne).

Al penetrar en la envoltura atmosférica a una velocidad de varias decenas de km/s, esta roca produce un rastro de luz : el meteoro. Visible sólo de noche, es una estrella fugaz ; visible también de día, se llama “bólido”, este último señalando el paso de un gran meteoroide. Típicamente, el rastro de luz se apaga a unos 20 km sobre el suelo. Si el objeto no está totalmente volatilizado cuando pasa por la troposfera, se convierte en un “meteorito” cuando colisiona con la superficie. También puede fragmentarse en el aire, a menudo como resultado de un choque térmico, o cuando colisiona con el suelo : se observa entonces un campo de dispersión, cuya forma depende del lugar de la fragmentación (cielo o suelo). Los meteorólogos y los cazadores de meteoritos clasifican estas rocas de otros lugares de manera diferente, dependiendo de si se observa que han caído o han sido descubiertas por casualidad. La Sociedad Meteorológica publica regularmente una lista de las rocas de meteorito analizadas durante el año. Aproximadamente 60.000 de ellas han sido clasificadas en 2018. Esta cifra aumenta en unos 1.500 por año.

Piedra meteorito : entre lo sagrado y la ciencia

A lo largo de los milenios, la percepción de los meteoritos ha evolucionado. Al principio eran sagrados, pero gradualmente se convirtieron en un tema importante de la ciencia. En la antigüedad, muchas civilizaciones adoraban estos guijarros que caían del cielo. La luz producida durante el paso de los gases atmosféricos, a veces acompañada de eventos sonoros, fue siempre un espectáculo extraordinario. Exacerbando la imaginación y las emociones humanas (miedo, adoración, respeto), estos materiales extraterrestres fueron buscados : eran sagrados, simbolizando el poder o la fuerza divina. Luego se usaron en ceremonias religiosas, como el Omphalos en el Templo de Apolo en Delfos o la Piedra Negra en la Meca. Ya en tiempos prehistóricos, los hombres han explotado estas extrañas rocas cuyo alto contenido en hierro les permitió ser utilizadas para armas y joyas. Esto se ha observado en todos los continentes. Los inuits habrían sido los primeros en usarlos, al menos según nuestros conocimientos actuales. De hecho, la Edad de Hierro de este pueblo se remontaría a la llegada del meteorito del Cabo York (Groenlandia) hace 10.000 años: los arqueólogos han encontrado fragmentos de hierro extraterrestre en puntas de arpón y cuchillos. En el antiguo Egipto, el metal meteórico también se usaba, como lo demuestra la daga de hierro encontrada en el sarcófago del faraón Tutankamón. También se han encontrado lanzas de hierro meteorológico en la antigua Italia.

Varios escritos muy antiguos mencionan la existencia de estas rocas extraterrestres. En la antigua China, era costumbre que los autores registraran la caída de estas rocas sin mencionar su origen. Alrededor del -450 A.C., el filósofo presocrático Anaxágoras fue el primero en hacer una hipótesis sobre el origen extraterrestre de estas rocas, aunque su hipótesis era errónea ya que las atribuía al sol. 1500 años más tarde, en Asia Central, el polimatemático Avicena afirmó que las rocas de piedra y las rocas de hierro caían del cielo; realizó experimentos de fusión con estos elementos para deducir su composición metálica.

Sin embargo, los pueblos de la Edad Media continuaron adorando estas rocas desde otros lugares, y la iglesia cristiana ordenó la destrucción de lo que consideraba símbolos paganos. Las teorías astronómicas de Aristóteles de que la Tierra está en el centro de un universo con contornos bien definidos son valoradas por la iglesia cristiana y han prevalecido durante muchos siglos. Estos minerales extraterrestres se reducen así al rango de ilusiones ópticas, artefactos metalúrgicos o incluso fenómenos atmosféricos o geológicos. Como no tienen nombre oficial, se les ha llamado “piedra del trueno”, aerolita, uranolita, etc.
En los relatos antiguos y medievales, la llegada de las rocas meteoríticas se asociaba a menudo con la superstición, los milagros o las profecías, y los científicos europeos han considerado durante mucho tiempo estas rocas con escepticismo. Hasta el siglo XVIII, se negaron a examinar la posibilidad de que estas piedras pudieran venir del espacio. En efecto, se observaron unos pocos especímenes, pero su estudio reveló que se trataba en realidad de fósiles o rocas comunes (marcasita, pirita, etc.), o incluso de herramientas prehistóricas que se imaginaba que habían sido forjadas por un rayo. En 1676, el matemático John Wallis presenció una lluvia de meteoritos y formuló la hipótesis de que los meteoros podrían haber venido de cometas que habían penetrado en la atmósfera. Un siglo después, en el siglo XVIII, tres rocas de meteorito son objeto de análisis científicos ; el botánico Fougeroux de Bondaroy y los químicos Cadete de Gassicourt y Antoine Lavoisier, los tres miembros de la Academia de Ciencias, fueron los primeros en realizar un análisis químico de este tipo de piedra, pero concluyeron erróneamente que se trata de elementos puramente terrestres. En 1769, Antoine Lavoisier planteó la hipótesis de que la roca meteorítica se forma por un rayo durante una tormenta, y luego el médico Joseph Izarn sugirió que esta formación era causada por las nubes. En 1801, el mineralogista francés Eugène Louis Melchior Patrin presumió que una piedra meteorito está formada por la combinación de moléculas gaseosas, formadas a su vez por la circulación de fluidos gaseosos en la atmósfera. Esta hipótesis fue ampliamente aceptada en los siglos XVIII y XIX.
Sin embargo, ya en 1794, el físico alemán Chladni introdujo la idea del origen extraterrestre. El análisis mineralógico y químico de varias rocas meteoríticas realizadas por el británico Edward Charles Howard y el francés Jacques Louis de Bournon destaca los chondres (elementos característicos de las rocas meteoríticas que se parecen a los granos y están compuestas principalmente de silicatos), lo que apoya la tesis de un origen interestelar. En 1803, tras la llegada del meteorito de L’Aigle, el químico Jean-Antoine Chaptal, entonces Ministro del Interior de Napoleón Bonaparte, encargó un informe muy completo al físico y astrónomo Jean-Baptiste Biot, miembro de la Academia de Ciencias de París. Este informe marca el comienzo del estudio científico de los meteoritos. En 1833, el astrónomo americano Denison Olmsted invalidó definitivamente la teoría de una formación terrestre de rocas meteoríticas al observar que el radiante de la lluvia de estrellas fugaces de Delta Leonid no sigue la rotación de la Tierra. A finales del siglo XIX, la clasificación de estas rocas se sistematizó gracias al geólogo francés Auguste Daubrée. Sin embargo, varios científicos que apoyan la teoría catastrofista, incluyendo a Jean-Baptiste Biot, Siméon Denis Poisson, John Lawrence Smith, todavía apoyan la hipótesis de Pierre-Simon de Laplace de que las rocas meteoríticas proceden de los volcanes lunares. Sin embargo, cada vez más científicos se están uniendo a la hipótesis extraterrestre planteada por Chladni. El interés por estas rocas está en constante aumento y, para facilitar su estudio, se han creado numerosas colecciones desde mediados del siglo XIX en los museos de historia natural, en particular en los de París, Londres y Washington, que hoy en día albergan las colecciones de piedras meteoritos las más grandes del mundo. Se admite entonces la existencia de cráteres de impacto. Si bien la hipótesis de Chladni está bien establecida, el origen interestelar o interplanetario de estas rocas sigue siendo objeto de debate hasta la década de 1950, cuando se acepta que los asteroides son la principal fuente de rocas de meteoritos. Luego, en la década de 1980, se descubrieron rocas de meteoritos de origen lunar y marciano.

Estudios actuales de meteoritos

Los avances científicos sólo tardaron unas pocas décadas en revolucionar nuestro conocimiento del sistema solar. De hecho, los laboratorios están llevando a cabo análisis cada vez más precisos y las observaciones astronómicas son cada vez más sofisticadas. Además, la exploración espacial nos permite visualizar otras estrellas y a veces incluso traer muestras para estudiarlas. La radiocronología permite datar las piedras meteoritos con gran precisión (207Pb-206Pb) utilizando, en particular, el plasma y los espectrómetros de masas de ionización secundaria (SIMS). La primera datación exitosa tuvo lugar en 1956 : la geoquímica americana Clair Cameron Patterson estimó la edad de un meteorito ferroso en 4.550 millones de años, la edad del sistema solar. Desde entonces, el conocimiento de nuestro universo ha seguido progresando gracias al estudio de estas rocas. Es el análisis de los diferentes minerales contenidos en un meteorito pétreo (meteorito primitivo, también llamado condorita) lo que ha sacado a la luz que los minerales que forman una condorita son idénticos a los minerales encontrados en un planeta telúrico. Esto significa que una condirita está compuesta de partículas de hierro y níquel (como en un núcleo telúrico) y de silicatos idénticos a los que se encuentran en la corteza y el manto de la Tierra. Los cosmoquímicos buscan profundizar este conocimiento para explicar mejor la diferenciación planetaria, es decir, el hecho de que algunas grandes estrellas están compuestas por varias capas de diferentes densidades, a diferencia de los cometas, los satélites y los pequeños asteroides.

Las condritas se clasifican según la distancia entre su lugar de formación y el sol. Se han analizado químicamente algunas condritas carbonosas, que se cree que provienen del núcleo de los cometas : contienen aminoácidos, los elementos básicos de la vida. Este descubrimiento apoya la teoría de la panspermia, que sugiere que los organismos vivos de la Tierra procedían originalmente de lugares extraterrestres, aunque el experimento de la “sopa primordial” iniciado por el biólogo estadounidense Stanley Miller tiende a demostrar que la vida podría haber aparecido con la misma facilidad sin la “contaminación” extraterrestre. Las rocas meteoríticas de Marte proporcionan una valiosa información sobre la geología de Marte, aunque todavía no se ha informado de la existencia de muestras de suelo marciano (sin embargo, ya se han planificado misiones espaciales con este fin). Aunque este tipo de roca es muy raro, organizaciones de investigación como ANSMET han descubierto algunos especímenes, permitiendo a los científicos obtener nuevos conocimientos sobre el Planeta Rojo.

Igual de raro, las rocas meteoríticas de la Luna permiten a los científicos estudiar este satélite, ya que no todos pueden trabajar directamente en las muestras lunares traídas entre 1969 y 1972 por las misiones del programa Apolo. Estas rocas contribuyen a la investigación de la historia de la formación lunar. La creación del satélite vendría de una colisión entre la Tierra y Theia, una estrella del mismo tamaño que Marte. De hecho, la Luna sería el resultado de una aglomeración de fragmentos del manto telúrico que permaneció en órbita después de la colisión. Se han encontrado isótopos radioactivos de aluminio 26Al y hierro 60Fe en inclusiones de meteoritos que datan del sistema solar temprano. La presencia de estos isótopos asociados a la observación astronómica de estrellas jóvenes ha facilitado la representación del entorno del sol primitivo. Se ha deducido que tres generaciones de estrellas, resultantes de la compresión de gas durante las ondas de choque generadas por las supernovas (teoría del Little Bang), estarían en el origen del sistema solar, mediante la creación de una gigantesca nube molecular.

Los impactos y flujos de la piedra de meteorito

Se estima que la Tierra barre cien toneladas de materia interplanetaria diariamente, lo que significa que alrededor de 100 millones de meteoritos entran en nuestra atmósfera cada día. Estos son esencialmente granos de polvo de menos de 0,1 mg. La mayoría de estos elementos son micrometeoroides, que tienen una consistencia similar a la de la ceniza de cigarrillo, y se consumen durante el paso de los gases atmosféricos. Por lo tanto, sólo 6 toneladas de elementos de meteoritos llegan a la tierra diariamente. Cada año, 40 toneladas de cuerpos meteóricos que pesan entre 10 g y 100 kg y 15.000 a 20.000 toneladas de micrometeoritos (hasta 50.000 a 100.000 toneladas con polvo interestelar) pasan a través de la envoltura atmosférica. Sin embargo, los especímenes más grandes pierden el 80% de su masa durante su descenso a través de las diferentes capas de gas). Por encima de 10-14 kg, estos polvos se convierten en micrometeoritos y llegan al suelo como granos de arena ; los que pesan 10-14 kg o menos se volatilizan sin ser totalmente destruidos y sus minerales se aglomeran para caer muy lentamente. La mayoría de estos elementos se destruyen en bloques a medida que descienden a la superficie, limitando así el número de grandes impactos. Se estima que alrededor de 500 rocas llegan al suelo cada año con las dimensiones de una pelota de tenis.

Por lo tanto, es mucho más probable que los escombros de muy pequeño diámetro golpeen el suelo en forma de diminutos granos : se estima que uno de 1 µm de diámetro cae cada 30 µs, un milímetro cada 30 s, un metro cada año, uno de 50 m cada siglo, uno de 100 m cada 10.000 años, un kilómetro cada millón de años y uno de 10 km cada 100 millones de años. Un elemento meteórico de más de 10 g llega a la superficie cada 6 a 30 minutos, lo que hace unos 18.000 a 84.000 elementos por año. Si entre 2.000 y 5.000 rocas meteorológicas que pesan más de un kilogramo golpean el suelo anualmente, el 75% desaparece debido a las condiciones meteorológicas o al lugar de aterrizaje (océano, desierto) ; del 25% que no desaparece, se encuentran pocas. En promedio, sólo se observan anualmente de 5 a 25 caídas y se descubren de 2 a 5 impactos.

La ocurrencia de grandes rocas cayendo del cielo es muy rara : sólo dos han sido mencionadas en la historia de la humanidad. Dependiendo del punto de colisión, esto crea grandes cráteres o tsunamis. La velocidad a la que un fragmento interestelar penetra en la envoltura atmosférica varía de 11 a 72 km/s. La fricción atmosférica sobre estas partículas provoca un fuerte calentamiento y la emisión de una luz brillante, dando lugar al meteoro (estrella fugaz o coche de carreras según su tamaño). Luego, la fricción atmosférica la desacelera gradualmente, alcanzando el punto de máxima desaceleración (llamado punto de retardo) a unos 20 km de altitud : la estela de luz se apaga entonces. Finalmente, la fuerza gravitatoria de la Tierra vuelve a aumentar la velocidad de caída, que puede llegar a ser de unos 90 a 180 m/s al golpear el suelo. Sin embargo, los que pesan varias toneladas se reducen menos y su velocidad en el momento de la colisión es mucho más rápida. Se estima que una unidad extraterrestre causa aproximadamente 90 muertes al año. Antes de 2015 no se informó de ninguna muerte humana causada por rocas del espacio; aunque se informó de tres casos durante el siglo XIX, en aquel momento no se realizaron estudios científicos serios para validar esta hipótesis. En 2016, un conductor de autobús en el sur de la India murió después de caer de una roca que parecía ser de condirita carbónica : según los científicos indios, esta es la primera muerte conocida con una causa de meteorito. Al impactar en el suelo, la energía liberada puede tener graves consecuencias directas e indirectas: incendios generalizados, reactivación de los volcanes, cambio climático por la dispersión de grandes cantidades de partículas en la atmósfera, etc. Según el físico americano Luis Walter Álvarez, la extinción de los dinosaurios sería debida a la llegada meteórica. Así que los astrónomos están monitoreando el espacio. Contaron 900 objetos extraterrestres con un diámetro de 1 a 10 km que podrían representar un peligro para nuestro planeta. La mayoría de ellos están en el cinturón principal entre Júpiter y Marte. Algunos de los elementos de este cinturón pueden tener hasta 1.000 km de diámetro. Los científicos estiman que 70 de ellos probablemente nos alcancen en el siglo XXI. Todas ellas tienen menos de 1 km de diámetro, pero las consecuencias de una caída podrían ser especialmente graves e irremediables, ya que la energía liberada durante tal evento sería equivalente a la explosión de todas las armas nucleares disponibles en el mundo, es decir, ¡una potencia de 10.000 megatones de explosivos de TNT! Sin embargo, esa colisión es muy poco probable, ya que el riesgo se estima en 1/12 346 000.

Origen y composición de la piedra meteorito

Las rocas del espacio son el resultado de la fragmentación causada por una colisión entre dos estrellas o liberadas por desintegración cuando un cometa pasa muy cerca del sol.
Los términos para definir estas rocas del cielo fueron definidos académicamente en 1958 por la Unión Astronómica Internacional :

  • meteorito : fragmento de meteoroide que ha llegado a la superficie de la Tierra sin ser destruido durante su paso por la atmósfera o en el momento del impacto ;
  • meteoroide : un objeto que se mueve a través del medio interestelar que es más pequeño que un asteroide y más grande que una molécula o un átomo.

Las dimensiones de este último fueron especificadas en 1995 por la Real Sociedad Astronómica : su tamaño está entre 100 µm y 10 m. Por debajo de 100 µm, hablamos de polvo interplanetario, porque su masa es demasiado baja para generar una estrella fugaz ; por encima de 10 m, hablamos de objetos cercanos a la Tierra (planetas menores o cometas) cuya masa es suficiente para reflejar la luz, como las estrellas visibles a través de un telescopio. La colisión con un NEO podría crear un cambio significativo en la Tierra, del tipo de impacto de invierno (disminución de la temperatura global). Una colisión de este tipo con un NEO de más de 2 km de diámetro podría incluso provocar una crisis biológica (extinción masiva que llevaría a la desaparición del 75% de las especies animales y vegetales). Sin embargo, las limitaciones dadas por la Real Sociedad Astronómica evolucionan a medida que se realizan avances científicos y tecnológicos. De hecho, los telescopios del GEODSS, la red de vigilancia óptica americana, son ahora tan poderosos que pueden observar estrellas de menos de 10 m de altura. Además, los científicos se han dado cuenta de que las partículas más pequeñas de 100 µm, a veces tan pequeñas como 10 µm, son capaces de producir un meteoro, con el rastro de luz dependiendo de varios parámetros (velocidad, densidad, estructura, ángulo de entrada). Por lo tanto, los límites superior e inferior se revisan constantemente.

Los cazadores de rocas de meteoritos, por otra parte, han adoptado una definición mucho más práctica que depende de la forma en que se recogen estos fragmentos y de su tamaño (de 1 cm a 100 m). Teniendo en cuenta la potencia actual de los instrumentos de observación y el reciente descubrimiento de metralla procedente de la Luna y Marte han dado lugar a una nueva definición : un meteorito es un elemento originado en un cuerpo celeste, es natural y sólido, mide más de 10 µm, fue transportado de forma natural tras escapar de la atracción gravitatoria de su cuerpo padre y su trayectoria ha atravesado un cuerpo natural o artificial de mayores dimensiones que el suyo propio. Después de penetrar la envoltura gaseosa del cuerpo celeste, llegó a su superficie sin haber desaparecido completamente, incluso si fue alterada durante el cruce o aterrizaje atmosférico. Sigue siendo un meteorito mientras su estructura original permanezca o sus minerales no hayan desaparecido. Sin embargo, si se agrega con otra roca de mayor masa, ya no tiene una definición propia. En cuanto al meteoroide, ahora mide entre 10 µm y 1 m y viaja en el medio interplanetario. Puede ser un cuerpo completo o un fragmento de un cuerpo celeste. Obsérvese que entre 100 μm y 2 mm, hablamos de micrometeoritos y micrometeoroides. Las rocas extraterrestres reciben el nombre del lugar cercano a donde cayeron o fueron encontradas (ciudad, región, etc.). Si se encuentran más de uno en el mismo lugar, el nombre va seguido de una letra o un número para distinguir cada elemento. La Sociedad Meteorológica asigna el nombre oficial a cada una de estas rocas. A veces se puede dar una abreviatura o un apodo además del nombre oficial, por ejemplo Black Beauty, un marciano roca meteórica que se encuentra en África y cuyo nombre oficial es NWA 7034.

Las virtudes y propiedades de la piedra meteorito en litoterapia

Las virtudes y propiedades de la piedra meteorito en el plano mental

La piedra meteorito metálico es particularmente adecuado para las personas que desean adquirir más fuerza de voluntad y perseverancia. Tiene una energía de materialización y encarnación que acompaña a las personas en sus proyectos. Este mineral proporciona una ayuda preciosa e indispensable a aquellos que desean llevar a cabo sus proyectos con éxito.

Esta roca también es muy interesante para trabajar en la meditación. Todas sus variedades se prestan al trabajo meditativo. Nos acerca al nacimiento del universo y al Big Bang. Inicia un viaje a través del tiempo y el espacio, en busca de lo divino. Esta exploración íntima se realiza en varias etapas que es necesario memorizar bien para poder regresar sesión tras sesión. Esto nos permite profundizar gradualmente este viaje interior y progresar a nuestro propio ritmo. Sin embargo, antes de comenzar esta búsqueda, es necesario asegurarse anclándose a la altura de los pies ; para ello, coloque turmalinas negras (grandes schorls) a la altura de los arcos de los pies. Esta roca del espacio nos ayuda a entender que no somos dueños de la Tierra, sino que sólo estamos de paso. Inscribe en el portador la necesidad de respetarlo. Hoy en día, las gafas de meteorito son muy conocidas en la litoterapia. Formadas durante la colisión con el suelo, estas piedras pertenecen a la familia de las tectitas, a la que también pertenece la beneficiosa moldavita. Su viaje para llegar hasta nosotros les ha hecho soportar temperaturas y presiones fenomenales, adquiriendo así propiedades particularmente interesantes y útiles en la litoterapia.

Las virtudes y propiedades de la piedra meteorito en el plano físico

La piedra meteorito facilita la asimilación e integración del hierro por el cuerpo. Situado cerca del corazón y del pliegue inguinal, el meteorito férrico fortalece el sistema inmunológico y protege contra las olas de frío. Rica en hierro y níquel, esta roca actúa de forma similar a la magnetita, pero de una forma más espectacular. Su magnetismo es muy poderoso, mucho más allá del de los minerales ferrosos, incluyendo la magnetita.

La simbología de la piedra meteorito

  • Representa un mensaje del cielo.

 

Las tradiciones de la piedra meteorito

  • El meteorito es un ángel mensajero, es la chispa y la semilla divina que viene a fertilizar a la Madre Tierra.