fbpx

¿Qué métodos se pueden utilizar para purificar las piedras?

A menudo se recomienda purificar la piedra con agua salada destilada. Este método de purificación es el más común y extendido. Sin embargo, es importante saber que algunas piedras no son compatibles con este método y odian el agua. Si usted es un portador frecuente de una piedra de tamaño pequeño, le recomendamos que la purifique de 2 a 3 veces a la semana. Para piedras más grandes, 1 o 2 purificaciones al mes son suficientes. En el ámbito terapéutico, recomendamos que el usuario lo purifique con cada sesión. Frente a los acontecimientos negativos, las piedras, cristales y minerales deben ser purificados regularmente.

Los tres métodos de purificación más utilizados.


Para su información, independientemente del método que utilice, le recomendamos que se deshaga del agua después de su uso, preferentemente fuera del hábitat. Recuerde que el agua tendrá una carga negativa y es mejor mantenerse alejado de ella.