¿Qué es la cristaloterapia? - Litoterapia - LitoSfera
cristalterapia

Cristalterapia

Las virtudes de los cristales

Admirados desde hace miles de años, los cristales se forman en el centro de la corteza terrestre. Pueden encontrarse en volcanes activos o extintos, o en cuevas, por ejemplo. Su forma depende de cómo se crearon, de la temperatura a la que se expusieron, de la presión a la que se sometieron y de los átomos que los componen. Cada cristal es diferente en color, composición y naturaleza y tiene su propia energía. Los cristales son, por tanto, elementos muy naturales con muchas propiedades. En todo el mundo, algunas civilizaciones las han conocido y las han utilizado desde la noche de los tiempos.

¿Qué es la cristaloterapia?

También llamada cristalocosmia, es una disciplina que utiliza las virtudes de los cristales para contribuir al bienestar físico y psíquico. El cristaloterapeuta tiene un conocimiento muy fino de los diferentes cristales y sus particularidades. Utiliza su experiencia para dar una respuesta adaptada y personalizada al paciente que recibe. Es un método terapéutico alternativo. Es complementaria a la medicina tradicional, pero no la sustituye (sobre todo).

¿Cómo funciona?

Cada cristal tiene una frecuencia electromagnética y una vibración. Éstas canalizan y amplifican las frecuencias del cuerpo, con el fin de reequilibrar las energías vitales del mismo. Todo ser humano experimenta emociones positivas y negativas, como la alegría, la tristeza o la ira, en su vida cotidiana. Algunos de ellos pueden ser expresados y otros serán interiorizados. Así, poco a poco, se van almacenando en el cuerpo y van interrumpiendo la circulación de la energía vital. Cada una de estas emociones emite su propia frecuencia, que el cristal podrá captar. Cuando se pone en contacto con el cuerpo, retransmite energía para tender a este equilibrio corporal. Ayudará a promover el bienestar y la curación a nivel emocional, físico y mental.

Diferentes cristales para diferentes virtudes

A cada cristal su particularidad, he aquí una lista no exhaustiva de las propiedades que caracterizan a algunos de ellos:

  • El cuarzo se utiliza por su acción sobre las emociones : ayuda a liberar los sentimientos negativos y aporta así un bienestar global.
  • El cristal de roca, por su parte, ayuda al cuerpo a recuperar su energía.
  • La amatista : ayuda a calmar las emociones negativas y a eliminar las toxinas asociadas al consumo de alcohol, café y tabaco. Se considera que es el cristal que simboliza la sabiduría.
  • La amazonita : tiene virtudes que favorecen la serenidad y la alegría de vivir.

Los chakras

Hay 7 chakras, los puntos donde se centra la energía del cuerpo. Los cristales tienen el poder de ayudar a reequilibrar los centros de energía vital que se han debilitado. Es necesario encontrar el cristal más adecuado para responder al chakra en cuestión, luego colocarlo en el cuerpo y dejarlo actuar. Es aconsejable acompañarse para seleccionar el cristal de acuerdo a la necesidad que se haya detectado. Los especialistas que venden las piedras y los terapeutas del cristal podrán poner a su disposición sus conocimientos y sus consejos para encontrar el cristal que corresponde a sus necesidades. Una de las prácticas de la cristaloterapia consiste en llevar el cristal en un collar que se pondrá.

La meditación

Literalmente, la palabra « meditación » significa « entrenamiento de la mente ». Consiste en practicar un ejercicio mental cuyo objetivo es conectar con uno mismo y vivir plenamente el momento presente. Esta práctica le permitirá aprovechar todas las cualidades de los cristales : la meditación consiste en tomar conciencia de su cuerpo y de las energías que circulan por él. Al elegir este enfoque espiritual, podrás explorar los poderes de los cristales y disfrutar más de los beneficios de estos tesoros geológicos.

Una sesión de cristaloterapia

La sesión dura aproximadamente una hora y permite trabajar las energías y la circulación. Los cristales previamente seleccionados por el cristaloterapeuta se utilizarán en los meridianos y zonas dolorosas percibidas por la persona. La sesión permite evacuar las emociones negativas interiorizadas, incluso las más antiguas. Se necesitan entre una y tres sesiones para lograr un resultado. No se sentirá ningún dolor durante la sesión, lo que supone un momento agradable y relajante.

Deja una respuesta