Las piedras de la suerte, ¿cuáles son? - Litoterapia - LitoSfera
piedra de la suerte

Las piedras no han terminado de contarnos sus secretos, porque sus propiedades van mucho más allá del marco terapéutico. Poseen virtudes excepcionales que pueden influir a todos los niveles : cuerpo, mente, alma, entorno… Tenga en cuenta que, debido a su formación mineral, cada piedra tiene su propio poder. Este es un inventario de piedras de la suerte que le acompañará en el día a día.

La historia del uso de las piedras como amuleto de la suerte

Las piedras preciosas y semipreciosas utilizadas como amuletos de la buena suerte se remontan mucho más allá de nuestra época. La gente de todo el mundo utilizaba sus riquezas gemológicas para atraer mejores olas. Los incas las explotaban para tener más éxito en la caza, mientras que los romanos creían firmemente en la magia de las piedras de relieve. La antigua cultura china consideraba el jade verde como un símbolo de prosperidad. Y esto sigue siendo cierto a día de hoy. Si los faraones extraían su vitalidad sexual del lapislázuli con el que adornaban sus cuerpos, los indios, por su parte, recurrían a los poderes aliviadores de los minerales.

¿Cómo utilizar las piedras de la suerte?

Llevar joyas de piedras naturales sigue siendo la mejor manera de aprovechar su influencia. Los minerales pueden montarse en amuletos, collares, pendientes, pulseras o anillos. Simplemente cortadas en guijarros y envueltas en un material natural como el lino, sus piedras fetiche se ocultan fácilmente en el bolsillo, la cartera o el bolso, a la vez que proporcionan protección o acompañamiento litoterapéutico.

Las piedras de cabujón pueden utilizarse con fines relajantes y decorativos en su salón. Las que atenúan las ondas que emanan de los dispositivos conectados adornarán su escritorio, mientras que los de poder calmante, colocadas cerca de su cama, suavizarán su sueño.

Sin embargo, para un uso óptimo, es esencial recargar regularmente su energía según un ritual preciso, ya que su capacidad se agota con el tiempo. El ritual de limpieza consiste en sumergir la piedra en agua o sal durante unas horas, purificándola de cualquier carga negativa acumulada. Hacerlo durante la luna llena o en la luna nueva recargará su energía curativa.

¿Y las piedras de nacimiento?

Como su nombre indica, en función de su fecha de nacimiento, la piedra de nacimiento es la piedra de la suerte que influye en su destino, en el enterno de la litoterapia. Cada uno de los 12 meses corresponde a una piedra específica :

  • Enero : el granate ;
  • Febrero : la amatista ;
  • Marzo : el aguamarina ;
  • Abril : diamante y cristal transparente ;
  • Mayo : la esmeralda verde ;
  • Junio : la perla o la amatista clara ;
  • Julio : el rubí;
  • Agosto : el peridoto ;
  • Septiembre : el zafiro ;
  • Octubre : la turmalina ;
  • Noviembre : el topacio amarillo ;
  • Diciembre : la tanzanita.

¿Cuáles son las piedras de la suerte que puede conseguir?

La felicidad se traduce en riqueza, amor, prosperidad, salud y suerte. Estas nociones se refieren a una diversidad de piedras.

Las piedras para estimular el éxito profesional

Según las actividades practicadas, cada piedra tiene su papel :

  • Para dar rienda suelta a su creatividad, se recomienda el uso de ágatas ;
  • La turquesa evita que los jinetes se caigan ;
  • Mientras que la aguamarina protege a los marineros de ahogarse, el jaspe protege a los pilotos y a las azafatas ;
  • La amatista es adecuada para los viticultores y los cazadores.
  • La cornalina, la rodonita, el jade, el lapislázuli y la sodalita favorecen el éxito en los exámenes y el éxito profesional. Promueven la calma, la concentración y la confianza en uno mismo.

Las piedras para atraer la riqueza

El jade, el ojo de tigre, la turmalina, el citrino, la hematita y el ámbar atraen la riqueza. Para poner la suerte de su lado, opte por la turmalina y el lapislázuli. En los juegos de azar, el zircón será el mejor. La amatista tiene la capacidad de amplificar los bienes materiales, mientras que el ópalo establece una buena relación con el dinero. Piedra de la prosperidad, la aventurina es la compañera de los buscadores de tesoros.

Las piedras para alejar las malas vibraciones

Al no pertenecer al ámbito de la brujería, las piedras tienen un poder protector.

  • El ámbar repele el mal, ya que su olor repele a los espíritus malignos ;
  • Si la turmalina negra protege de los hechizos, el rubí detecta la presencia del diablo. Su color se vuelve negro cuando se acerca una persona maliciosa. En cuanto a la magia negra, el ojo de gato, el ojo de tigre y el ojo de toro se liberan de sus garras ;
  • Para superar los celos y las calumnias, elija el jade, la crisoprasa o la rodonita ;
  • Las ondas magnéticas del WiFi, los ordenadores, las estaciones base y los teléfonos se evaporan en presencia del cristal de roca, del ónix, de la turmalina negra o de la cornalina.

Para un efecto amplificador, acompañe su piedra con un cristal.

Las piedras que potencian su energía

La lazurita y el peridoto le libran del tormento. El cuarzo ahumado le acompaña en los momentos oscuros. La sodalita calma el cuerpo y la mente. Calma su chakra interior. La amatista refuerza los dones particulares (visiones, telepatía, mediumnidad, poder psíquico…). En la industria de las piedras de la suerte, la Piedra de Sol sigue siendo la más codiciada, por su poder para atraer energías positivas.

Las piedras que ayudan a encontrar el amor

  • La esmeralda armoniza su vida de pareja, mientras que el cuarzo rosa reaviva su llama y la de su pareja. El mineral le ayuda a soportar el peso del choque emocional tras un desacuerdo con su alma gemela, un exceso de ira o una decepción amorosa ;
  • El granate rojo restablece la energía vital y es eficaz para regular la sexualidad, mientras que el citrino controla el ego y el equilibrio de poder ;
  • La sodalita, la turmalina y la piedra de jade consolidan la pasión en la pareja, impidiendo que la infidelidad y la mentira se instalen ;
  • Destinada a las mujeres, la piedra de luna facilita la búsqueda de un alma gemela.

Deja una respuesta